Actualidad

Hungría aprueba una ley para detener a todos los refugiados

Los migrantes detenidos serán ingresados de forma automática en campos de refugiados pese a la oposición de los grupos defensores de los derechos humanos


El parlamento húngaro aprobó este martes una ley para detener de forma automática a todos los solicitantes de asilo, que se encuentren en el país o que acaben de ingresar, en campos de refugiados.

La normativa, que se espera que entre en vigor en una semana, ha surgido después de que a principios de año el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, dijera que una medida así sería necesaria para hacer frente a los ataques "terroristas" en Europa. Una declaración para la cual utilizó los atentados de París como ejemplo llamando a los migrantes "el caballo de Troya para el terrorismo".

Sin embargo, la nueva ley ha avivado las críticas de abogados y grupos humanitarios que están pidiendo la actuación de los estados de la Unión Europea.

"Esta nueva ley viola las obligaciones de Hungría en virtud de las leyes internacionales y de la UE, y tendrá un terrible impacto físico y psicológico en mujeres, niños y hombres que ya han sufrido mucho", dijo ACNUR en un comunicado.

Pias, un joven refugiado iraquí de 19 años entrevistado por The Guardian, es uno de los migrantes que podría verse perjudicado por la nueva ley. Llegó a Hungría el año pasado y después de cuatro meses en uno de los campos de detención del país, que muchos han calificado de cárceles, consiguió que le trasladaran a un campo abierto en Kormend.

A pesar de que pagó una "fianza" de casi 1.400 euros para ello (que le prometieron devolver si no se fugaba a otro país de la UE), Kormend resultó ser un sitio terrible al que muchas organizaciones humanitarias han acusado de ofrecer condiciones inhumanas.

La normativa ha surgido después que a principios de año el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, dijera que una medida así sería necesaria para hacer frente a los ataques "terroristas" en Europa

Pias, finalmente acabó saliendo de allí y mudándose a un dormitorio de Budapest en el que reside actualmente. A pesar de que en estos momentos su solicitud de asilo está siendo procesada, sabe que en cuento entre en vigor la nueva normativa, podrán detenerle y llevarle de vuelta a un centro de detención.

De este modo, los esfuerzos que hizo para pagar la llamada "fianza" y los intentos de solicitar el asilo habrán sido en vano.

"Creo que es una triste noticia para los refugiados y para los que quieren que se respeten sus derechos humanos. No somos terroristas y no somos criminales. No vine a Hungría para tener una buena vida, vine porque tenía problemas en Pakistán. Pero no tenemos una vida aquí", dijo Afridi Sohel Khan, un refugiado pakistaní de 42 años que vivía en una zona ocupada por talibanes y que corre el mismo riesgo que Pia.

Las condiciones de vida de campos de refugiados como el de Kormend han llevado a activistas a acusar al gobierno húngaro de animar a los migrantes a pagar una "fianza" para trasladarles a instalaciones aún más primitivas.

"El gobierno húngaro se ha beneficiado de sacar dinero a personas que quieren que les saquen de centros de detención cerrados y luego les trasladan a lugares como Kormend, donde no hay nada que hacer y ni siquiera están resguardados del frío. Es cínico y repugnante", dijo la copresidenta del Comité Helsinki de Hungría, Marta Pardavi.

En octubre del año pasado, los húngaros votaron en contra del referéndum que obligaba a repartir el asilo de 160.000 personas entre los países de la UE. Desde ese momento, Hungria se ha negado a aceptar dar asilo a cualquier migrante que entre en el país y solo detiene a las personas en campos donde viven en contenedores provisionales de metal. Con esta nueva ley, todo apunta a que su situación será aún peor en los próximos meses.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar