Actualidad

Humans of New York se va a la guerra

El admirado fotógrafo Brandon Stanton es sorprendido en Irak por los bombardeos de Estados Unidos mientras trabajaba para la ONU en el país

Casi nueve millones de personas siguen el trabajo del fotógrafo estadounidense Brandon Stanton, autor de Humans Of New York (HONY), una página de Facebook que ha conseguido captar la atención de un público masivo y global.

Cada día, Stanton publica un retrato de un transeúnte de la gran ciudad con un fragmento de la conversación que ha mantenido con él o ella. Esta sencilla fórmula ha permitido a sus seguidores conocer decenas de historias de desesperanza y lucha, así como enfrentarse con sus propios prejuicios: personas a simple vista muy extrañas o muy normales (y de todas las procedencias) ocultan historias fascinantes y sus grandes personalidades llegan al corazón de los internautas. Las diferencias y los kilómetros se esfuman y toda la página de Stanton se vuelve una sonrisa universal. Son muchos quienes han manifestado que HONY aporta esperanza en la humanidad. Es la victoria de la empatía en la era del cinismo y del troleo.

No es de extrañar que Naciones Unidas haya querido absorber todos esos buenos sentimientos a través de la contratación del popular freelance para su ambiciosa campaña de Los Objetivos de Desarrollo del Milenio, entre los que están erradicar la pobreza infantil y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

Stanton empezó su gira mundial en Irak, una de los países más calientes del planeta debido a la expansión violenta el grupo terrorista ISIS (Estado Islámico de Irak y Levante). Empezó a postear fotografías de iraquíes y aparecieron miles de comentarios emocionados con sus historias. La campaña de marketing parecía una jugada perfecta: los jóvenes desilusionados, escépticos o que desconfían del sistema representativo en general, podrán relacionar el trabajo de Naciones Unidas con la mirada humana de Stanton.

Humans of war

El problema llegó hace unos días, cuando el país del fotógrafo empezó a bombardear el norte de Irak para debilitar a la milicia terrorista. Stanton había posteado su última foto desde Irbil, una de las zonas que acababa de tomar la milicia, y miles de fans contuvieron la respiración y se preocuparon por el fotógrafo.

Después de cuatro horas sin postear, Stanton volvió al muro de HONY convertido en reportero de guerra: siguió retratando a los iraquíes y dando a conocer sus historias bajo el paraguas de la ONU en la zona. También siguió fiel a su estilo, y el conflicto sólo se trasluce a través de las señales en sus protagonistas, las paredes de sus casas, sus frases. No aparecen ejércitos, ni intereses, ni bombas: sólo buenos sentimientos.

Estamos ante la transfusión de una estrella de la red al área de la política internacional, los derechos humanos y del periodismo de conflictos. Pero, ¿no es la empatía, el ponerse en lugar del otro, la materia prima del mejor periodismo?, ¿aquél que nos descubre situaciones, nos hace comprender y cambiar por dentro?

Stanton no está en Irak por libre, trabaja bajo la tutela de una organización transnacional experta en identificar violaciones de derechos humanos e injusticias y en mostrarse incapaz (fruto de su funcionamiento interno) de lanzar poco más que condenas. Existe el riesgo de que el periodismo se convierta posts humanitarios y buenistas y que la ONU se convierta en una ONG que avale la “política de likes”: que la conciencia sólo dure lo que dura nuestra atención en pantalla. Además, ¿sirve el trabajo de Stanton para que sus fans se preocupen por los civiles iraquíes o por la seguridad de su ídolo?

La cuestión es que en Irak ahora mismo hay una guerra y que están muriendo centenares de personas. Que una institución como Naciones Unidas haga campaña desde allí, a través de un fotógrafo con miles de fans en la red, de los objetivos del milenio, no parece algo demasiado oportuno. Lo más preocupante no es la mirada dulce de Stanton, es que a través de su trabajo, la ONU fomenta que los ciudadanos no se hagan preguntas sobre un conflicto en marcha, en el que intervienen intereses de algunos de sus estados miembros. No todo puede reducirse a los buenos sentimientos.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar