PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los neonazis del Hogar Social de Madrid, a la calle otra vez

H

 

La policía desaloja el edificio que el colectivo de ultraderecha había okupado en pleno centro de la capital española

PlayGround

28 Marzo 2017 10:57

50 agentes antidisturbios han sido necesarios para desalojar al Hogar Social de su último cuartel general, un palacete situado en el número 107 de la calle Velázquez de Madrid. A las 6:30 de la mañana de hoy, la policía irrumpia en el edificio donde 11 personas pasaban la noche y comenzaban el desalojo que se ha saldado con 2 detenidos por reclamación judicial. 

El palacete de Velázquez era el quinto de los edificios que okupaba el colectivo neonazi, que saltó a la fama en 2014 por ofrecer ayudas solo a ciudadanos españoles. El Hogar Social colocaba allí su bandera el pasado 23 de noviembre como una manera de reivindicar su labor."Nadie ni nada nos van a parar. No nos cansaremos. Será el Estado el que se canse de echarnos porque tenemos el convencimiento de que lo que hacemos es nuestro deber con el Estado", explicaba Melissa, su líder.



El cuartel general de Velázquez había sido un refugio para los mutilados de guerra y el lugar donde falleció el general golpista Millán Astray, fundador de la Legión. Un lugar de gran simbolismo que pertenecía a la Universidad Rey Juan Carlos, institución que el pasado diciembre denunció la okupación del edficio.

Con este desalojo, ya son cinco las veces en las que el colectivo neonazi se ha tenido que trasladar. HSM nació en agosto de 2014 con la okupación de un edificio en el barrio de Tetuán. De ahí pasaron a la antigua sede del Ministerio de Trabajo y luego al edificio del Fórum Filatélico. A finales de 2015 volvieron a ser desalojados y se trasladaron a la sede del NO DO en la calle Joaquín Costa. Hasta que en noviembre del año pasado el juez volvió a echarlos.

Ahora, el HSM tendrá que buscar un nuevo refugio donde seguir realizando sus actividades de ayuda "solo para españoles".

Aunque en estos momentos, este no es su único problema. Varios de sus miembros se encuentran actualmente imputados por un delito de odio por ser los presuntos protagonistas del ataque a una mezquita en Madrid. Hace un año, un grupo lanzó botes de humo y bengalas contra la mezquita de la M-30 y colocó un cartel en el que se podía leer: Hoy Bruselas ¿Mañana Madrid?.





share