PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

'Hitler era un yonqui': el documental que reveló las adicciones del Führer

H

 

Un secreto: le chiflaba la metanfetamina

Antonio J. Rodríguez

16 Octubre 2014 16:01

Suele decirse que una de las técnicas de negociación que mejor le funcionaban a Hitler era su condición de no fumador: nada como encerrar durante horas en un despacho a alguien enganchado a la nicotina para dejar su voluntad por los suelos. Pero había más. Ahora el británico Channel 4 investiga sobre otra de sus implacables técnicas persuasivas: la metanfetamina.

Bajo el título La adicción oculta de Hitler, el documental que verá la luz esta semana lleva a las pantallas un informe reciente en donde se habla de los 74 tipos de medicación que tomaba el Führer. Entre ellos, la droga de Walter White. “El informe afirma que Hitler tomó la droga antes de su encuentro final con el líder fascista italiano Mussolini en junio de 1943, en donde aparentemente se estuvieron gritando durante dos horas”, anuncia el Independent.

Bill Panagopoulos es el nombre del coleccionista que figura como el descubridor del informe, en donde, por cierto, se desmienten otros mitos del dictador. Por ejemplo, que sólo tuviera un testículo (tenía dos). O que fuese homosexual.

¿Pero qué hacía Hitler tomando anfentaminas? Tras su peculiar dieta se encontraba el respaldo de su médico personal, el doctor Theodor Morell, descrito por el estudio como la clase de persona que “no debería practicar la medicina más allá de una clínica veterinaria”, además de un “vendehúmos” y un “fraude”. En consecuencia, hacia 1943 Hitler estaba sometido a una sucesión de altibajos emocionales imposibles de gestionar.

El documental de Channel 4 también detalla el páramo en que se había convertido el cuerpo de Hitler mientras se enfrentaba a la enfermedad y la fatiga, “del único modo en que un maníaco hipocondríaco lo haría: medicándose en exceso”, tal como cuenta Bustle.

Vale que si levantarse de la cama ya es un acto heroico, convencer a un país entero para que lo haga por una causa disparatada es algo que sólo debe poder hacerse mediante anfetaminas. Aunque en realidad, es posible que Hitler esté representando mejor que nadie la esquizofrenia moderna por la salud y los excesos. Es decir, vegetarianismo + anti-tabaquismo + hipocondria + speed = FAIL.

[Vía Independent]

share