PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Hitler también hacía el capullo delante de las cámaras

H

 

Durante años, Heinrich Hoffman fue el fotógrafo oficial del Führer, y lo retrató hasta en sus momentos más ridículos

Natxo Medina

04 Julio 2014 12:48

Los grandes personajes de la historia suelen quedar definidos en el imaginario colectivo por unos cuantos adjetivos. Así, hay héroes y villanos, salvadores y monstruos. Todo definido a brochazos y con escaso interés por los detalles, o por reconocer en esos iconos a personas de carne y hueso, con bondades, maldades y locuras. Con momentos de lucidez o de ridículo total. Así, nos olvidamos de que Stalin fue poeta de escaso éxito, o que Napoleón tenía problemas sexuales.

De entre todos los personajes de la historia contemporánea, seguramente sea Hitler el más demonizado, algo así como la representación del mal total. Aunque películas como El Hundimiento o Moloch han tratado de humanizar su enloquecida figura, todavía cuesta hacernos a la idea de que, en el fondo, era poco más que un señor perturbado y con escaso sentido del humor que, gracias a la propaganda, (y al montón de alemanes que le votaron) acabó teniendo demasiado poder en sus manos.

El trabajo de Heinrich Hoffman, que fue su fotógrafo oficial durante años —y que por tanto estuvo pegado al Führer hasta el fin de sus días—, sirve para acercarnos a un rincón mucho más oculto de su vida privada. Gracias a estas fotos, que Hitler mandó destruir pero que Hoffman escondió, descubrimos a un hombre que ensayaba cuidadosamente cada gesto que hacía en sus masivos mítines. Y que al hacerlo, no podía evitar caer en momentos que dan más risa que otra cosa. Al ver las fotos,pensamos en el Chaplin de El Gran Dictador o en Ser o no Ser, de Lubitsch. Es casi como si Hitler imitase a Hitler, como ese momento de Padre de Familia en el que Bin Laden no puede grabar sus vídeos de amenaza porque se le escapa la carcajada. Y es que hasta el malo más malo tiene sus días tontos y sus momentos idiotas.

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

 Fotos de Hitler haciendo el capullo

share