PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los espíritus del agua contra la minera más grande de América Latina

H

 

'Hija de la laguna' es uno de los documentales latinoamericanos más esperados del año

Ignacio Pato

30 Junio 2015 06:00

¿Acaso no entienden que tú eres un ser viviente?

¿Dónde irán las criaturas que viven en tí?



Estas son las preguntas que Nélida, una campesina de la sierra norte de Perú, le hace al agua de las lagunas. El entorno natural que le sirve como medio de vida peligra por intereses comerciales.

Ella es la protagonista de uno de los documentales latinoamericanos más esperados del año. Hija de la laguna, que se estrena el próximo agosto, narra la lucha desigual entre la comunidad de Nélida y la compañía minera más grande que opera en América Latina, de capital mayoritariamente estadounidense.


La premisa es tan simple como poderosa: Nélida habla con los espíritus del agua de los Andes. Bajo las lagunas que rodean su pueblo, la todopoderosa empresa Yanacocha ha encontrado oro. Con el gobierno peruano de su lado, Yanacocha se dispone a secar las lagunas para extraer el oro.

Si la empresa ganase esta batalla, significaría el fin del agua, el fin de la vida. Nélida tratará de parar esta barbarie con un aliado que el gobierno y la minera no podrán nunca tener: los espíritus del agua.

Operaciones de extracción como esta no dañan solo a la Tierra. Hija de la laguna está rodada en la región de Cajamarca, donde desde 2008 se desarrolla el macroproyecto Conga. Y donde 5 campesinos han muerto en enfrentamientos con la policía por defender el terreno ante los avances de Yanacocha.

Cinco vidas humanas que, sumadas al rechazo de la inmensa mayoría de la población local, han conseguido detener de momento las obras de extracción, que ya han dejado un rastro de contaminación en el agua difícil de limpiar.



Quien defiende la vida, pone la suya en peligro. En nuestra cabeza retumban las palabras de Nélida: "Madre Agua, temo incluso por mi propia vida".

Ella sabe que Mamá Yaku, la Madre Agua, guarda oro en sus entrañas.

Pero al contrario que el agua, el oro no se bebe. Además ese es el agua que sacia a sus vacas y riega sus cultivos.

"Cuidándote bien, podrías alimentarnos para siempre", le dice Nélida a Mamá Yaku, mientras le hace una ofrenda de flores y fotos de campesinos muertos.

Es un susurro de vida que se apaga.




Sin oro podemos vivir. Sin agua...




share