Actualidad

"Ser fan de Kanye es muy duro, pero puedes ayudar a gente sin 21 grammys"

Un fan pone en marcha una campaña para recordarle a Kanye que él no es más importante que los niños de Kenya

Kanye West le pidió hace unos días una cosa a Mark Zuckerberg y otra al resto de mortales. Al creador de Facebook, que invierta mil millones de dólares en sus ideas para tapar la deuda personal de 53 millones que tiene el cantante.

Al resto, involuntariamente, que no nos riéramos.

Casi lo habíamos logrado cuando horas después dijo que sí, que está muy bien abrir escuelas en África, pero que la ayuda de verdad es ayudarle a él.

Ante este delirio megalómano, masturbación pública de ego, infantil grito de atención o maniobra de márketing para promocionar su nuevo disco, el publicista de Miami Gabriel Ferrer, uno de sus fans, dijo 'hasta aquí hemos llegado'.

Y ha puesto en marcha esta campaña: #HelpKenyaNotKanye.

#HelpKenyaNotKanye nos habla de causas de que merecen realmente la pena y nos anima a apoyarlas de una manera muy gráfica: comparándola con el universo Kanye West.

1. Sus zapatillas Yeezy Boost se venden a unos 200 dólares. Por esa cantidad, una clase con 40 alumnos tiene material escolar para tres meses.

2. Con lo que vale uno de sus discos, se pueden subvencionar tests de VIH para diez madres kenyatas, un país con un índice del 5% de infecciones.

3. Alguna de las prendas de ropa de su línea Yeezus pueden costar 700 dólares. Lo mismo que cuesta alimentar a 200 huérfanos malnutridos y a 10 de sus tutores durante un mes.

4. El nuevo disco de West solo se puede escuchar en la plataforma Tidal, donde una suscripción mensual cuesta unos 25 dólares. La cantidad que necesita un kenyata para disponer de agua durante un año entero.

5. Un single de Kanye, una teja para una casa en el país africano.

6. Una entrada de 250 dólares para uno de los conciertos de West, condones para todo un pueblo en Kenya.

"Ser fan de Kanye es muy duro", dice Ferrer, "pero podemos ayudar a gente que no tiene 21 Grammys".

Ferrer reconoce que cuando sus amigos le mensajearon pidiéndole opinión sobre la bravuconada de West, no pudo defenderle. Entonces decidió, como si de un haikido intelectual se tratara, usar la fuerza del cantante para reconducir la historia hacia un fin positivo y real.

Desconocemos si Kanye West, el autoproclamado Disney de esta generación, se ha apuntado el tanto.

The life of many > The life of Pablo

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar