PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Hamza Bin Laden: así es hijo predilecto de Osama Bin Laden llamado a ser el nuevo líder de Al Qaeda

H

 

Este veinteañero ha sido incluido recientemente en la lista negra de 'terroristas globales' del Departamento de Estado de EEUU. Un honor para los yihadistas que podría llevar a un aumento de poder del hijo del fundador de Al Qaeda dentro de la organización

silvia laboreo

16 Enero 2017 14:20

Un niño pequeño, de apenas 10 años, posaba orgulloso en un vídeo junto a los restos de un helicóptero estadounidense en la provincia de Ghazni, Afganistán. Era 2001 y la cadena de televisión Al Jazeera mostraba en exclusiva la primera aparición pública de Hamza bin Laden, hijo del ex líder de Al qaeda Osama bin Laden.



Hasta hoy, esos fotogramas de las primeras incursiones en la propaganda terrorista del joven Hamza son los únicos documentos gráficos que nos muestran cómo es el hijo del que fuera el enemigo número uno de EEUU.

Ahora, este niño de mirada desafiante, chaleco militar y turbante que aparecía en los vídeos caseros del grupo yihadista se ha convertido en un joven de alrededor de 25 años que está llamado a ser el nuevo líder de la banda terrorista. Por lo pronto, Hamza ha logrado este enero el honor de ser incluido en la lista de personas ligadas al terrorismo global del Departamento de Estado de EEUU por su supuesto liderazgo activo de Al Qaeda.

Según Estados Unidos, “Hamza Bin Laden participa activamente en el terrorismo” y se considera un “terrorista global especialmente designado”, es decir, una persona que amenaza la seguridad del país.

Como resultado de esta decisión, el hijo del líder terrorista no podrá establecer relaciones comerciales con ciudadanos estadounidenses ni tampoco poseer propiedades dentro del país. Sin embargo, entrar en la lista negra del terrorismo global del Gobierno americano es visto como una medalla de honor dentro de las filas del grupo terrorista y servirá para aumentar el prestigio y la influencia de Hamza dentro de Al Qaeda.  



Las cosas en Al Qaeda no van del todo bien. Tras el asesinato de Osama bin Laden en la primavera de 2011, el egipcio Ayman al Zawahiri se convirtió en el portavoz de la organización. El grupo yihadista ha ido perdiendo fuelle desde entonces, debido principalmente al auge del Estado Islámico y la falta de carisma de Zawahiri.

El ISIS es mucho más mediático y sus espectaculares acciones han sido cubiertas durante estos años por los medios de comunicación. Decapitaciones grabadas, esclavas sexuales, pueblos arrasados y destrucciones de monumentos milenarios han dejado a Al Qaeda fuera de los focos mediáticos. Y ha provocado que cada vez más jóvenes islamistas prefieran la brutalidad del ISIS frente al terrorismo “más clásico” de Al Qaeda.

Por ello, la llegada del hijo predilecto de Bin Laden podría suponer un soplo de aire fresco en la organización terrorista y una renovación de su imagen más que necesaria. Porque, además del carisma, la trayectoria terrorista del joven Hamza Bin Laden no es precisamente corta.


Según Estados Unidos, “Hamza Bin Laden participa activamente en el terrorismo” y se considera un “terrorista global especialmente designado”


“El hijo del león de la yihad”, como lo definió Al Zawahiri durante su presentación oficial en 2015, vivió de pequeño en Afganistán con su padre, Osama Bin Laden. Al tiempo, se trasladó a Irán donde vivió con su madre bajo arresto domiciliario, según la inteligencia estadounidense. Más adelante, se reunió con su padre en Pakistán, donde estuvo hasta que las fuerzas especiales de Estados Unidos mataron al fundador de Al Qaeda. Desde entonces, el joven ha estado entrenándose para asumir el liderazgo del grupo terrorista.

En agosto de 2015, Hamza animó a los lobos solitarios yihadistas a perpetrar ataques en Estados Unidos y Francia, así como a atacar los intereses israelíes en Estados Unidos, Europa e Israel. Era su primer mensaje de voz como miembro de la organización terrorista.

Menos de un año más tarde, en mayo de 2016, Hamza hablaba sobre el conflicto de Oriente Medio y la “bendita” guerra de Siria, así como de la necesidad de unión de los musulmanes. “Ya no hay excusa para aquellos que insisten en división y conflictos ahora que todo el mundo se ha movilizado contra los musulmanes”, decía el hijo de Bin Laden. En julio de 2016 llamaba a vengar la muerte de su padre en un discurso de más de 20 minutos de duración, donde proclamaba que “todos somos Osama”. Además, incidió en que Al Qaeda respondería a la “opresión del pueblo de Palestina, Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y el resto de países musulmanes que no sobrevivieron a esta".

En la última grabación de audio conocida en la que interviene, Hamza llamaba a las tribus de Arabia Saudí a unirse a la filial de al Qaeda en la Península Arábiga para derrocar así a la monarquía de su país. Un mensaje que muestra un cambio de rumbo en la política del grupo terrorista, más centrado ahora en la escena local que en las guerras con Occidente.

Al Qaeda quiere restablecer el orden en las regiones islámicas para luego centrarse en el resto del mundo. Y quizás el carisma y las nuevas ideas de Hamza Bin Laden sean lo más indicado para avanzar en sus propósitos.







share