PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Hayley Hasselhoff no necesita un coche fantástico

H

 

La hija de David Hasselhoff es una modelo y actriz de 21 años, defensora de la plus size

Tina Cereal

27 Marzo 2014 10:41

Cuando Mango lanzó la campaña “Violeta” para tallas grandes, media humanidad se echó las manos a la cabeza

¿Cómo que una 40 es una talla grande?

¿A qué esta obsesión por ridiculizar a la mujer con curvas?

¿Y cómo puede ser que las marcas sigan intentando hacernos daño de esta manera?

Luego hubo quien tomó la justicia por su mano, y se animó a demostrar que la curva y la carne no eran motivos para odiar. Más bien la normalidad absoluta. De ahí la aparición de proyectos como Stop Gordofobia, el triunfo en la Semana de la Moda de Nueva York de las hermanas Beckerman, el éxito de series para adolescentes como My Mad Fat Diary, y desde luego de ahí también que desde hace un tiempo el mundo de la moda se haya echado a temblar con la llegada de uno de los nombres más deseados del momento: Hayley Hasselhoff.

¿Su mérito? Interrogar desde dentro los cánones de la moda, y haberse convertido en una máquina de titulares: “Hayley Hasselhoff desplaza los límites de la moda”, “Hayley Hasselhoff sobre cómo ser una modelo plus size, la imagen corporal y la belleza”, “Hayley Hasselhoff: ‘Plus-Size’ no significa lo que la gente cree”...

Esta modelo y actriz de 21 años lleva mucho tiempo dando caña en revistas y pasarelas. Más allá de su célebre apellido, queda claro al verla que sus genes mantienen algo de quien en los 80 condujo el coche fantástico; y más allá de lo anecdótico que supone ser una chica de grandes tallas, Hayley ha conseguido cosechar miles de seguidores y propuestas de editoriales con grandes marcas y revistas.

Porque si algo hace grande a esta chica es su actitud lúdica para con el mundo de la moda, así como su gran estilo a la hora de vestir y de crear conversación alrededor de esta siempre agitada industria. No la perdamos de vista.

share