Actualidad

¿Por qué esta orangutana acaba de hacer historia en la liberación animal?

Un fallo judicial inédito considera a Sandra persona jurídica cautiva en el zoo de Buenos Aires

Los seres no humanos también tienen derechos concretos. Entre ellos, el de su libertad. Este es el fallo histórico de un tribunal argentino con el que la orangutana Sandra le ha ganado la partida al zoo de Buenos Aires.

Tras un mes de litigio, la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) ha conseguido que Sandra sea considerada como sujeto no humano y persona jurídica, y por tanto depositaria de derechos. Entre ellos, el derecho humano de un habeas corpus que posibilita la ruptura de su detención ilegal.

La acusación de AFADA se basaba en la “privación ilegal de libertad” a la que el zoológico del barrio bonaerense de Palermo sometía a la orangutana. Para demostrarlo, presentó una serie de fotografías en las que se podía observar al animal con expresiones de tristeza y aislamiento, mientras era exhibida para deleite de los visitantes del zoo.

Según se extrae de la sentencia, y a la espera de la apelación del zoológico, Sandra podrá pasar ahora sus días en un santuario brasileño en condiciones de semi-libertad. El animal lleva más de 20 años en el zoo de Buenos Aires.  

La polémica ya tocó directamente al zoo argentino hace dos años, cuando falleció Winner, el único oso polar del recinto, que murió tras la Nochebuena. Según la autopsia, las altas temperaturas del invierno argentino combinadas con el estrés al que fue sometido por la pirotecnia de la fiesta navideña, originaron una hipertermia mortal al animal. El zoo de Buenos Aires está gestionado por el grupo CIE, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

La victoria de Sandra establece un precedente mundial. La asociación Nonhuman Rights Project, que persigue el establecimiento de derechos legales para los homínidos, ya presentó en 2013 varias demandas para solicitar la concesión del habeas corpus y de la personalidad jurídica a diversos chimpancés cautivos en Nueva York como Tommy, Kiko, Hércules y Leo.  Finalmente, no prosperaron.

Si bien existen diversas leyes que preservan del trato cruel a los animales en distintos países, la de Sandra es una decisión histórica ya que disipa la separación formal entre humanos y animales. En España, lo más cerca que se ha estado de la difuminación de esta barrera es la fallida adhesión del gobierno de Rodríguez Zapatero al Proyecto Gran Simio, acuerdo que nunca fructificó y se abandonó por caducidad de la proposición no de ley en 2008, con la negativa explícita del Partido Popular.

Sandra ha hecho historia en la liberación animal al serle concedidos derechos inalienables. Ahora se abre una puerta para que otros seres como ella puedan conseguir ser tratados con la dignidad que merecen. Y esto empieza por su propia libertad.

¿Estará lejos el día en que ningún humano necesite privar de libertad a un no humano para su propio disfrute?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar