Actualidad

Esta es la historia de la extraodinaria mujer que "vistió" los cuadros de Klimt

Emilie Flöge fue una modista vienesa de principios del siglo XX cuyos diseños inspiraron algunos de los cuadros más famosos del pintor Gustav Klimt

Cualquiera que observe un cuadro del pintor austríaco Gustav Klimt podrá reconocer su estilo: fondos dorados, colores brillantes, inspiración bizantina y retratos de mujeres con preciosos vestidos. Lo que muy pocos saben es que esos vestidos de colores existieron realmente. Y la encargada de diseñarlos fue una mujer, Emilie Flöge.

Como en el caso de muchas mujeres vanguardistas, la historia de Emilie no se ha reconocido como debe y se ha visto condenada a las sombras de la historia. Pero poco a poco, su figura y su contribución al mundo de la moda están siendo recuperadas.

Emilie Flöge fue una destacada dama de la sociedad vienesa que dedicó su vida a la moda. Comenzó trabajando como costurera hasta que entra a trabajar en la escuela de diseño de su hermana Pauline.

En 1904, Emilie abrió un taller con su hermana Helene. La tienda, conocida como Scwestern Flöge (Hermanas Flöge), pronto fue el centro de la moda en viena.

Emilie dedicó esos años a viajar por Europa, aprendiendo de los grandes nombres de la industria como Coco Chanel, Christian Dior o Rodier.

Sus diseños, influenciados por el movimiento feminista de la época, buscaban un estilo más práctico y confortable para las prendas femeninas. Sus vestidos estaban diseñados para llevar sin corsé y caían de los hombros con mangas amplias. Un estilo revolucionario que muchos no entendieron. Un estilo que, sin embargo, un pintor de la época sí que supo apreciar.

Gustav Klimt conoció a Emilie cuando la hermana de esta, Helene, se casó con el hermano del pintor. Algunos dicen que Emilie y Gustav eran amantes, y que el cuadro del Beso es un autorretrato. 

Lo que sí es cierto es que Emilie se convirtió en una de las personas más cercanas al pintor y que ambos desarrollaron una relación de amistad y negocios dentro de la sociedad vienesa de la época.

 

Los provocadores diseños de Emilie inspiraron muchos de los cuadros del pintor, y Klimt diseñó algunas de las prendas que se vendían en el atelier de la modista. Sin embargo, estos vestidos eran demasiado innovadores para la sociedad de la época y no tuvieron mucho éxito.

Flöge fue una de las amigas más cercanas de Gustav Klimt y la última persona a la que Klimt pidió ver antes de morir en 1918.

Unos cuantos años después de la muerte de Klimt, la vida le daba otro palo a Emilie. La llegada del nazismo hizo que la venta de sus diseños cayera en picado y en uno de los bombardeos aliados su apartamento fuera destruido. Y con él parte de los cuadros y objetos que había heredado de Klimt.

Emilie Flöge volvió a Viena después de la guerra. Allí pasó los últimos años de su vida hasta su muerte el 26 de mayo de 1952 a los 77 años de edad.

Será en 2015, 63 años después de su muerte, cuando Emilie Flöge reciba parte del reconocimiento que se merece. 

La colección de Otoño/Invierno de Valentino de ese año se inspiró en los vestidos de la modista. El folleto de la colección incluso la citaba expresamente como inspiración, "Valentino FW 2015 x Emilie Louise Flöge”. La mayoría de los asistentes al desfile probablemente se llevaran una sorpresa cuando descubrieran quién era esa mujer. La modista que inspiró los cuadros de Gustav Klimt.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar