Actualidad

Greenpeace pide a la UE que prohíba más pesticidas dañinos para las abejas

Un informe de la organización ecologista alerta sobre el peligro de la desaparición de las abejas debido a los pesticidas neonicotinoides y reclama soluciones urgentes para atajar el problema

En 2013, la Comisión Europea prohibió el uso de los plaguicidas neonicotinoides clotianidina, tiametoxam e imidacloprid en los cultivos. Sucedió tras la publicación de 2 estudios científicos que alegaban que estos agroquímicos provocaban la parálisis y muerte de las abejas.

Ahora, la asociación ecologista Greenpeace ha publicado un informe en el que pide a Europa que aumente la prohibición a más pesticidas dañinos para estos insectos. En él, la organización reclama que se “extienda de manera completa” la prohibición de neonicotinoides más allá de las 3 variantes restringidas en 2013.

El informe, titulado Los riesgos medioambientales de los pesticidas neonicotinoides: una revisión de las evidencias después de 2013, revisa los hallazgos científicos que revelan los peligros para el medioambiente de estos pesticidas, ampliamente utilizados en la agricultura intensiva del norte de Europa.

Según sus autores, hay riesgos evidentes de migración de los neonicotinoides y su resistencia en suelos agrícolas, canales y vegetación no agrícola. Además, vincula el uso de estos pesticidas a una pérdida de fauna en las zonas afectadas.  

“Más allá de las abejas, los neonicotinoides pueden vincularse a caídas de población en mariposas, pájaros e insectos acuáticos”, explica Dave Goulson, experto de Greenpeace y uno de los responsables del informe.

Greenpeace considera que las abejas y otras especies polinizadoras juegan un papel crucial en la producción agrícola y alimentaria, por lo que su desaparición podría tener consecuencias fatales para todos.

“Las abejas son un pilar vital de nuestra cadena alimentaria y nuestro medio ambiente, y no debemos correr riesgos con su bienestar”, explican. Según el informe, “tres cuartas partes de los cultivos del mercado global dependen de ellas en cierta medida” y la desaparición de las abejas “es un síntoma de un sistema agrícola e industrial fallido”.

“Más allá de las abejas, los neonicotinoides pueden vincularse a caídas de población en mariposas, pájaros e insectos acuáticos”

Por su parte, los responsables de la industria plaguicida han mostrado discrepancias respecto al informe. Según recoge The Independent, el portavoz de la Asociación de Protección de Cultivos (representante de la industria plaguicida) incidió en que los neonicotinoides habían pasado “por una evaluación de riesgo extensa que encontró que eran seguros para la salud de los consumidores, para los que los utilizan y para el medio ambiente”. Además, defendió la necesidad del uso de herbicidas en la agricultura moderna.  

"La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que para alimentar a una población mundial que se prevé que llegue a 9,5 mil millones para el año 2050 vamos a tener que aumentar la productividad agrícola global en un 70 por ciento", dijo el portavoz. "Los agricultores tendrán que utilizar todas las tecnologías disponibles, incluidos los plaguicidas, para asegurar que la producción de alimentos mantenga la demanda, mientras que al mismo tiempo protege el medio ambiente natural y la conservación de los valiosos recursos naturales”.

Los autores del informe creen que es necesario plantear de manera urgente “un debate sobre los riesgos del uso de estos pesticidas en áreas no agrícolas” y realizar un cambio en la agricultura actual. Para Greenpeace, la solución pasa por un movimiento hacia la agricultura ecológica para “proteger a los polinizadores y salvaguardar sus inestimables servicios para el beneficio de todos”.

[Vía The Independent]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar