Actualidad

Grecia inicia el desalojo forzoso de Idomeni. ¿A dónde llevan a los refugiados?

Un fuerte dispositivo de antidisturbios comenzó de noche el desalojo de miles de personas en el mayor campo de refugiados de Europa

El campo de refugiados Idomeni, situado en la frontera entre Grecia y Macedonia, está siendo desalojado. Las autoridades griegas han decidido cerrar el campo improvisado en el que los refugiados se habían instalado después de que la ruta de los Balcanes cerrara sus puertas en febrero.

Pero, ¿por qué se inicia el desalojo?

El desalojo comenzó sobre la 1:00 de la mañana de este martes, cuando los agentes de seguridad registraron todo el campo en busca de periodistas y voluntarios de ONG que permanecían escondidos junto a los refugiados. El objetivo era evitar la presencia de testigos incómodos.

Una vez registrado el campo, libres de miradas ajenas, sobre las 6:00 de la mañana 700 agentes de policía comenzaron a movilizar a los refugiados que habían pasado toda la noche en vela esperando conocer su futuro. Les hicieron subir a autobuses y les dijeron que serían trasladados a campos de acogida habilitados en el norte del país.

Después de haber pasado meses hacinados entre el barro, la lluvia y el frío del invierno, las autoridades griegas han esperado al buen tiempo para empezar a mostrar preocupación por su situación.

"Algo como Idomeni no puede mantenerse. Sólo sirve a los intereses de los traficantes de personas", declaró el portavoz del servicio griego de coordinación de la crisis migratoria, Giorgos Kyritsis sobre el desalojo.

Por lo visto, la evacuación no solo estaba en los planes del Gobierno griego sino que fue una recomendación expresa de los europarlamentarios que visitaron el campo la semana pasada.

"Sacar a todos los refugiados de la desgracia que supone Idomeni va en su propio beneficio, lo principal es que vivan en condiciones humanas", recalcó Kyritsis.

Antes de proceder a la evacuación, las fuerzas de seguridad habían impedido durante días el acceso de furgonetas cargadas con medicinas y alimentos. Según Edith Pérez, médico voluntaria que ha estado trabajando en el campo, en los últimos días hasta se había dejado de distribuir leche a los lactantes

¿A dónde serán llevados los refugiados?

Según el Gobierno, se trasladarán a instalaciones habilitadas en el norte de Grecia, pero ningún miembro de ninguna ONG ha podido ver estos nuevos campos.

Los refugiados no saben dónde les llevan a pesar de que fueron avisados en los últimos días de que tenían que preparar sus pertenencias para el desalojo.

En los últimos 15 días, 2.000 personas de Idomeni ya habían sido desplazadas a otros centros abiertos pero desde el principio los refugiados y las oenegés han sido víctimas de una considerable desinformación.

¿Cómo era la situación de los refugiados en Idomeni?

Antes de proceder a la evacuación, las fuerzas de seguridad ya habían impedido el acceso de furgonetas cargadas con medicinas y alimentos durante días. Según Edith Pérez, médico voluntaria que ha estado trabajando en el campo, en los últimos días hasta se había dejado de distribuir leche a los lactantes.

La situación en el campo ya era límite y cada vez más personas eran presionadas para que abandonara el enclave. "Al final, las familias huyen a la desesperada, machacadas por la situación y por la necesidad de supervivencia", ha relatado Pérez refiriéndose a los refugiados que incluso habían decidido volver a Siria ya que no veían que Europa les quisiera ayudar de ninguna manera.

Durante meses, los refugiados han sufrido acciones represivas de la policía, incluyendo el lanzamiento de gases lacrimógenos, o amenazas en las que se les aseguraba que si no salían de Idomeni no podrían ejercer su derecho a solicitar asilo 

No se sabe con certeza el número de personas que residían en el campo de Idomeni. Las cifras bailan entre los 15.000 refugiados, los 8.400 y los más de 4.000 que aseguran las oenegés. La mayoría de ellos proceden de países en guerra como Siria, Irak y Afganistán.

Durante meses, los refugiados han sufrido acciones represivas de la policía, incluyendo el lanzamiento de gases lacrimógenos, o amenazas en las que se les aseguraba que si no salían de Idomeni no podrían ejercer su derecho a pedir asilo. Durante todo este tiempo, los refugiados de Idomeni han vivido prácticamente a la intemperie, solo protegidos por las lonas de sus tiendas de campaña.

Ahora, queda por ver cuál es el futuro que se ha decidido para ellos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar