PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Acaban de valorar la Gran Barrera del Coral en 37.000 millones de euros

H

 

Un informe calcula el impacto económico que genera el sistema de arrecifes más grande del mundo y lo que nos costaría si lo perdiéramos

PlayGround

26 Junio 2017 19:17

Cada vez se deja más claro que el daño a la Gran Barrera de Coral no se puede permitir. Si motivos ecológicos para proteger al sistema de arrefices más grande del mundo no faltaban, ahora se suma el económico. Un informe de Deloitte Access Economics ha calculado que mueve alrededor de 56.000 millones de dólares australianos (37.000 millones de euros) en empleos y turismo.

La cifra visibiliza las consecuencias si no se hacen esfuerzos para proteger el tesoro natural. Durante los últimos años, el cambio climático ha provocado un evento de blanqueamiento masivo. El aumento de la temperatura de los mares supone la expulsión de las algas que crecen dentro de los corales y que son su principal fuente de energía.

Así, la triste decoloración de la barrera repercutiría profundamente en la economía de Australia. Se calcula que de los 64.000 empleos que genera, 39.000 son directos. The Guardian revela que el arrefice en un "empleador" más grande que la empresa de comunicaciones australiana (Telstra), el National Australia Bank y la industria de extracción de gas y petróleo.

"Los medios de subsistencia y las empresas que apoya en toda Australia superan los números que aporta otras industrias que consideramos demasiado grandes para fallar", se lee en el informe basado en una encuenta a más de 1.500 australianos y residentes de otros 15 países.

Recientemente, el Gobierno australiano aprobó la construcción de la mina Carmichael a la empresa india Adani. El proyecto de extracción de carbón se ubica en el estado nororiental de Queensland, a pocos kilómetros de la Gran Barrera de Coral. El ministro australiano de Energía y Medio Ambiente, Josh Frydenberg, defendió su construcción al proporcionar "ingresos de exportación y miles de empleos en el país".

"Nuestros gobiernos parecen negarse a reconocer la realidad de la situación. Es una elección: o carbón o coral. Vamos a tener que elegir", remarcó la activista Basha Stasak, de la Fundación Australiana para la Conservación.

La realidad es que los corales pueden morir y con ellos todo el beneficio que suponen. Se terminarían los 56.000 millones de dólares, de los 29.000 millones provienen de turistas, 24.000 millones a potenciales visitas y 3 mil millones se generan por el uso recreativo, como la navegación o al buceo.

O carbón, o corales.

share