Actualidad

Grafitero, ¿te apetece dejar tu impronta en la Gran Muralla china?

Las autoridades del país permitirán las pintadas en un tramo concreto de la fortificación

Se ha intentado de todas las maneras, pero ni caso. La gente sigue escribiendo su nombre en las paredes del monumento más popular de China.

Ante el fracaso de años de advertencias y prohibiciones, las autoridades del país han decidido permitir las pintadas en un tramo concreto de la muralla, a las afueras de Pekín. El objetivo, claro, es que los turistas dejen de hacerlo en el resto de los 8.851 kilómetros que mide la fortaleza. En su información, el periódico China Daily ha reiterado que la mayoría de las pintadas están en inglés u otros idiomas extranjeros.

De momento, el área liberada es una de las torres defensivas de la sección de Mutianyu, a 70 kilómetros al norte de la capital, uno de los tramos más visitados y mejor conservados. A pesar de los numerosos carteles que informan de la prohibición, algunas pintadas y grabados acumulan varias décadas de antigüedad, confirmando así la tendencia global a la lógica del souvenir invertido, según la cual en vez de llevarnos un recuerdo, los turistas preferimos dejar el nuestro.

Imprudente, arriesgado como mínimo. ¿Acaso las autoridades chinas han sopesado el reclamo que esta medida puede suponer en la comunidad saltarina del street art? ¿Veremos, en los años venideros, grafitis, stencils o algo de Banksy en esta fortificación iniciada en el siglo V a.C? Quién sabe. Eso sí, 2014 es el año del caballo: trabajo duro, resurgimiento y sorpresas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar