Actualidad

Este documental épico te enseña la cara menos conocida de los nuevos viajes espaciales

La carrera espacial de nuestra generación es ahora, y Google la lidera

Google no se conforma con que utilices su buscador y su navegador; ni con que guardes tus fotos en Drive y apuntes tus citas en Calendar; Google lo que quiere es que vayas a la Luna.

La compañía acaba de lanzar un documental épico en el que explica todos los detalles de la carrera espacial de nuestra era, la Google Lunar Xprize. Se trata de un concurso en el que 18 equipos de diferentes países trabajan a toda velocidad para ser los primeros en llevar un robot a la Luna. El motivo: 30 millones de dólares en premios.

Un documental en tono épico que nos muestra una faceta de Google hasta ahora desconocida: el audiovisual

El documental, titulado Back to the Moon for good ('De vuelta a la Luna para siempre'), es una exhibición de grafismos y animaciones 3D, una faceta audiovisual de Google hasta ahora desconocida. Nos narra la historia de la carrera espacial, presenta el Lunar Xprize y a sus competidores y, al final, vaticina un futuro en el que estableceremos bases humanas en la Luna "para recolectar recursos que enriquezcan la vida en la Tierra o para lanzarnos hacia un destino aún más lejano".

"Muchos pensaron que volveríamos pronto a la Luna, pero no lo hicimos. Los restos del Apolo 11 restan abandonados en la superficie lunar", dice la voz del actor Tim Allen, encargado de narrar el documental.

Aquella competición enfrentó a la URSS y a EEUU en medio de la Guerra Fría. Sí, han pasado más de 45 años desde que Neil Armstrong puso el pie en la Luna, por lo que la carrera espacial ya nos suena a cuento viejo de la tele en blanco y negro.

Sin embargo, lo que estamos viviendo ahora se parece más a una verdadera carrera. Ya no son dos naciones quienes compiten por demostrar qué modelo político y económico es mejor. Estados Unidos ganó esa batalla, por lo que ya nadie cuestiona que el capitalismo es el sistema más efectivo para ir a la Luna. Esta carrera la disputan las corporaciones privadas.

Google quiere evitar a toda costa que la carrera espacial moderna se vuelva a convertir en un asunto nacional

De hecho, Google quiere evitar a toda costa que esta carrera se convierta en un asunto nacional: una de las normas del concurso obliga a los equipos a estar financiados, como mínimo, con un 90% de fondos privados.

Para ganar el Google Lunar Xprize, en primer lugar hay que construir una nave capaz de recorrer los 400.000 kilómetros que nos separan de la Luna. Después, hay que conseguir que aterrice correctamente en la superficie lunar, es decir, que no se pierda en el espacio ni se estrelle.

No obstante, el objetivo de Google no es solo crear su propia carrera espacial sino, sobre todo, aumentar nuestro conocimiento sobre la Luna. Es por eso por lo que la última condición indispensable para ganar el premio es construir un robot capaz de moverse 500 metros por la superficie y enviar fotos y vídeos a la Tierra.

Bueno, y también hay que llegar el primero. Por algo es una carrera, ¿no?

Han pasado ya siete años desde que Google se implicó en el proyecto Lunar Xprize. Ahora, tras múltiples inconvenientes, parece que por fin la cosa se pone seria. Inicialmente, la compañía fue muy optimista con la capacidad de los equipos para ganar el concurso, pero el tiempo pasaba y nadie parecía capaz de despegar hacia la Luna antes de que terminara el concurso.

Google ha tenido que alargar el deadline del Lunar Xprize hasta en tres ocasiones, y la fecha límite actual para tocar superficie lunar es el 31 de diciembre de 2016. Además, 16 de los 34 equipos iniciales se han caído de la competición.

16 equipos se han caído ya de la carrera lunar, y Google ha tenido que alargar la fecha límite hasta en tres ocasiones

Cada uno de los 18 equipos que quedan sigue su propio camino para ganar la carrera espacial de nuestra era, como en el caso del equipo catalán Barcelona Moon Team, que ha decidido comprar un cohete a China. Otros, como los estadounidenses Astrobotic, han ideado un robot capaz de resistir las noches lunares a 150 grados bajo cero y, por tanto, capaz de quedarse años vagando por la superficie lunar. Definitivamente, la cosa se pone seria.

¿Es el concurso de Google un proyecto colaborativo para ampliar el conocimiento de la humanidad o una megacarrera capitalista? Iniciativas como los Lunar Xprize o la expedición Mars One nos demuestran que el futuro de la exploración espacial no está en la NASA ni en la Agencia Espacial Europea; sino en manos de las corporaciones multinacionales. Ahora bien, cuando Google está al mando, cualquier movimiento empresarial parece un acto cool y subversivo de pura creatividad.

Estados Unidos le ganó la primera carrera espacial al comunismo; ahora la segunda está en manos de multinacionales

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar