PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Gomorra Girl: así viven y mueren las adolescentes de la mafia

H

 

El fotógrafo Valerio Spada documenta las heridas de un barrio napolitano sacudido por el asesinato de una joven

Alba Muñoz

10 Octubre 2014 11:22

El 27 de marzo de 2004, la adolescente de 14 años Annalisa Durante fue asesinada en Forcella, una región de Nápoles bajo el dominio del clan Giuliano. Annalisa y dos amigos estaban frente a la tienda de su padre con Salvatore Giuliano, un joven jefe de la mafia. De pronto, un grupo de hombres armados aparecieron en la otra acera y empezaron a disparar. Annalisa fue acribillada por un ajuste de cuentas a plena luz del día.

A partir de ese momento, la vida en Forcella no volvió a ser igual. El fotógrafo Valerio Spada, también originario de esta zona, desde la que tradicionalmente la mafia organiza el tráfico de estupefacientes, se sintió tocado por el sinsentido de la muerte de la joven. Spada empezó a documentar las heridas del barrio de Annalisa, de su calle y entorno más inmediato. Su reportaje, el multipremiado Gomorra Girl, oscila entre el peritaje policial de un suceso y el documento sociológico, ya que acaba indagando en la vida de las niñas italianas que crecen en este entorno de violencia y crimen: hasta los 12 años, sueñan con ser como las cantantes que aparecen en televisión. A partir de los 13 o 14, se convierten a menudo en madres. Gomorra Girl muestra que, en la intimidad, y más a menudo de lo que creemos, la camorra es víctima de sí misma. La depravación se convierte en un modo de vida inquebrantable, y la muerte, en un efecto colateral de la tradición.




share