Actualidad

El gobierno británico, preocupado por el auge del sexo anal entre los jóvenes

Aparentemente, la culpa la tiene la pornografía

Imagen de Ren Hang

Al Gobierno británico le preocupa que los jóvenes estén teniendo demasiado sexo anal. Así, tan absurdo como suena. Porque ya sabemos que un gobierno no tiene mejores cosas de las que preocuparse.

El aviso llega tras la publicación de un documento en el que se habla de los planes del ejecutivo para restringir el acceso a la pornografía online entre los jóvenes británicos, convirtiendo la verificación de la edad en obligatoria. El estudio argumenta que la gente joven prueba el sexo anal después de verlo en la pornografía y que el porno hace que tengamos una visión distorsionada de las prácticas sexuales.

Aparentemente, para el gobierno, uno de los mayores problemas de la pornografía es que lleva a los jóvenes a practicar sexo anal, el cual clasifica de "indeseado" y "poco realista".

"Es preocupante que los jóvenes esperen que sus experiencias sexuales en la vida real reflejen lo que ven en la pornografía, ya que a menudo esta visión del sexo se basa en representaciones ambiguas del consentimiento, estereotipos femeninos sumisos y escenarios irreales”, recoge el informe. “ Esta pornografía tiene un efecto en las relaciones sexuales no deseadas. Es el caso de los jóvenes que están involucrados en las prácticas sexuales relacionadas con el sexo anal”.

El estudio establece que, pese a que no se puede asociar directamente la práctica de sexo anal con la pornografía, casi el 56% de las películas eróticas cuentan con escenas que recogen este tipo de prácticas. Por lo tanto, según sugiere el estudio, la restricción de las películas porno podría reducir la práctica de sexo anal.

Los funcionarios apoyaron este punto de vista citando un trabajo médico de 2014 publicado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical, en el que se entrevista sobre esta práctica a 130 niños de 16 a 18 años. Ese estudio concluyó que los casos revelaron un contexto complejo entre las personas que practican el sexo anal en el que la disponibilidad de la pornografía es solo un elemento más.

Las reticencias al sexo anal que parece mostrar el gobierno británico recuerdan en cierta medida a la oposición a esta práctica llevada a cabo por Margaret Tatcher en los años 80.

La primera ministra británica pidió que el sexo anal fuera eliminado de la sección "prácticas sexuales arriesgadas" de una campaña anti-Sida porque podría provocar un inmenso daño a los adolescentes leerlo . La práctica de sexo anal se consideró delito en Inglaterra y Gales hasta 1967.

¿Estaremos volviendo al pasado sin darnos cuenta?

¿Es necesario que un gobierno se inmiscuya en las prácticas sexuales de sus ciudadanos?

[Vía Independent]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar