Actualidad

Gina Miller: la mujer que intentó frenar el Brexit y ahora vive amenazada de muerte

Esta empresaria, millonaria y filántropa británica ha conseguido retrasar la llegada del Brexit. Este es el precio que ha pagado por ello

Como tantos otros ciudadanos británicos, Gina Miller cree que el Gobierno de su país no actuó correctamente respecto al Brexit. La diferencia es que ella decidió enfrentarse a la decisión de sus políticos. Y ganó.

Miller es la responsable de que el Brexit haya pasado por los tribunales. Y como tal, es la responsable de que esos tribunales hayan decretado que el Gobierno debe esperar a la aprobación del Parlamento antes de proceder a la activación del Brexit.

Esta mujer de negocios, filántropa y cofundadora de una firma de inversión privada en la City londinense ha conseguido una pequeña victoria que podría retrasar la salida del Reino Unido de la UE. Y precisamente por eso, ha recibido brutales amenazas contra su persona.

La empresaria, de 51 años, se esperaba los comentarios negativos ante su decisión, pero no creía que la cosa se fuera a ir tanto de las manos. En estos últimos meses le han deseado una violación en masa, la han amenazado con pegarle un tiro y meter su cuerpo en un cubo de basura, entre otras lindezas. Todo ello amparándose en el anonimato que otorgan las redes sociales.

"Dicen que debo ser decapitada, violada en masa, que no soy humana, que soy un primate, que mi lugar es la cocina... Esas son algunas de las más suaves. Es increíble", confesó Miller el pasado noviembre.

El acoso se ha vuelto tan extremo que la propia Miller ha decidido tomar medidas de protección. Aún está reciente el asesinato de la diputada laborista contraria al Brexit, Jo Cox, y por ello, Miller ha tenido que trastocar su vida, poner el asunto en manos de la policía, dejar de usar el transporte público y contratar un servicio de guardaespaldas que la acompaña a todos los sitios.

Precisamente estas amenazas han sido las que han animado a esta mujer a continuar con su batalla personal contra el Brexit.

Nacida en una colonia de la Guyana británica, Miller lleva viviendo en Inglaterra desde los 10 años. Pasó sus primeros tres años en el país en un internado. Luego, la difícil situación política de la Guyana hizo que ella y su hermano tuvieran que abandonar el internado y empezar a ganarse la vida con trabajos de fin de semana. Al llegar a la universidad se matriculó en derecho, carrera que abandonaría a los dos años. A los 21 se casó con su primer marido y se quedó embarazada de una niña que sufrió problemas al nacer.

Dos años más tarde, se separó de su primer marido y tuvo que ganarse la vida como camarera y repartidora.

   

"Dicen que debo ser decapitada, violada en masa, que no soy humana, que soy un primate, que mi lugar es la cocina... Esas son algunas de las más suaves. Es increíble"

A principios de los años 90 se casó de nuevo con el financiero Jon Maguire, quien la maltrató durante su matrimonio. “Puedo decir que no le temo al peligro porque he tenido experiencias horribles en el pasado y soy víctima de violencia de género”, explicó recientemente en alusión a las amenazas que ha recibido. “Haber sobrevivido te hace ser inmune al miedo, y he sobrevivido por un razón: sé quien soy ahora y puedo hablar alto y claro cuando pienso que las cosas no se han hecho bien”, indicó.

Tras divorciarse de Maguire, contrajo matrimonio en 2005 con su tercer marido, Alan Miller, un millonario genio de los fondos de inversión.

Pero la vida acomodada que lleva ahora en su casa del barrio de Chelsea no le ha hecho olvidarse de sus orígenes. Por ello, luchó desde el principio por la permanencia del Reino Unido en la UE. Se estudió el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece el mecanismo para la salida de un Estado miembro de la UE y se dio cuenta de que la legislación británica no permitía a la primera ministra actuar sin consentimiento del Parlamento. Por lo tanto, tras la victoria del Brexit en la consulta popular, se dedicó a batallar en los tribunales hasta conseguir la mencionada prórroga.

Pero Miller no es una ilusa. La filántropa sabe que su victoria no detendrá el Brexit, ya que es un proceso que los ciudadanos eligieron claramente en el referéndum del 23 de junio. Ella siente, sin embargo, que ha ganado la batalla. Porque su batalla era que, sea lo que sea que se haga, se haga de acuerdo las normas. Ella consideraba que un asunto como el Brexit debe ser aprobado por el Parlamento elegido democráticamente. Porque como afirmó tras conocerse la sentencia: “Esto no va de política, va del imperio de la ley”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar