PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Latin Power, asesinatos y hip hop: un cóctel salvaje en Nueva York

H

 

Ghetto Brother recorre la apasionante juventud del activista portorriqueño Benjy Meléndez y el nacimiento de la cultura Hip Hop en el Bronx

Ignacio Pato

16 Junio 2015 11:21

Fotografía de Julian Voloj

Aquel asesinato lo cambió todo.

Benjy Meléndez no puede dejar de recordar cómo su querido barrio neoyorquino fue durante mucho tiempo un apocalipsis del que no parecía poder salir nada bueno. Su apasionante juventud la cuenta la recién publicada novela gráfica Ghetto Brother (Sapristi Comic).



Benjy Meléndez, a la derecha, en el cuartel general de los Ghetto Brothers

La tecla del rewind nos lleva a un auténtico vertedero. El Bronx. Es 1971 y Benjy Meléndez, como otros nuyoricans —jóvenes nacidos en Puerto Rico pero crecidos en la absorbente Nueva York— tiene que defenderse en el barrio. Para ello ha creado la banda callejera Ghetto Brothers.

Su símbolo son los cubos de basura. Describen bien la ruina de una zona en la que la policía no entra. Meléndez y sus amigos tienen varios frentes abiertos. Por un lado, la xenofobia; por otro, la heroína. Pero sobre todo: las otras bandas.

Los apuñalamientos y palizas se suceden hasta que Meléndez entra en contacto con el Partido Pantera Negra de Autodefensa. La conclusión es revolucionaria: el enemigo no son las otras bandas.

Sin embargo, los Ghetto Brothers se enfrentan al mayor momento de violencia en el Bronx. Los ataques se suceden hasta que Meléndez manda al joven miembro Black Benjy a mediar con las bandas rivales.

Cuando Benjy trata de comenzar su mensaje de paz, es brutalmente asesinado.



El grafiti se desarrolló como parte de la cultura hip hop. El metro de Nueva York da buena fe de ello

Los Ghetto Brothers no buscan venganza. Y ahí comienza todo.

Meléndez no hace caso a las acusaciones de ser unos nenazas: Black Benjy ha muerto por la paz. Los nuyoricans del Bronx se ganan así el respeto de toda la ciudad.

Una semana después de la muerte de Black Benjy, Meléndez convoca una reunión entre todas las bandas que quieran sumarse. Ese 8 de diciembre se firma una histórica tregua en el Bronx.



La reunión entre bandas estuvo llena de tensión. Meléndez pide calma

Ya no estamos en 1971. Es el año 0 de la cultura hip hop: con la tregua, los chicos pueden viajar a cualquier territorio. No importa qué banda mande. El mundo ya no tiene límites y hay respeto.

Hay respeto y hay fiesta. Es en aquellas fiestas donde los antiguos líderes de bandas comienzan a hacerse DJ's y a bailar lo que más tarde sería conocido como break-dance.

Gracias a la tregua, Kool Herc, de la banda callejera Cofon Cats, puede comenzar a pinchar hip hop aislando las instrumentales de James Brown. La gente se vuelve loca y baila más que nunca.



La pista de baile era ahora el campo de batalla

Y gracias a la iniciativa de Meléndez, también se puede crear la primera organización de hip hop, la mítica Universal Zulu Nation de Afrika Bambaataa, exmiembro del gang Black Spades.

Benjy Meléndez y sus Ghetto Brothers, por su parte, se dedican a trabajar en programas de comida y ropa para el Bronx. Restauran edificios abandonados, tratan de limpiar de droga el barrio y colaboran con los Young Lords, el equivalente portorriqueño de los Panteras Negras. Incluso sacan un disco de rock soulero, Power Fuerza.

Recuperan identidad; construyen comunidad.

Más tarde vendría The Warriors, la mejor película que existe sobre bandas callejeras, la MTV y el éxito planetario del rap.

Pero esa es otra historia, y Meléndez, que a día de hoy nunca ha abandonado el Bronx, sigue recordando aquel diciembre de 1971.

Aquel año cero.


Paz, amor, unidad y una fiesta de puta madre









share