Actualidad

Generación Neo-Duchamp: 5 ajedrecistas que van a cambiar el tablero

¿Es el ajedrez un asunto de friquis? Va a ser que no. La ola de ajedrecistas del futuro demuestra un giro en el perfil del jugador.

El primer punk de la historia fue Marcel Duchamp. Sin querer se convirtió en gurú de la modernidad estética; sus imitadores copiaban los ready-mades y en Nueva York le ofrecieron verdaderas fortunas. Pero Marcel tenía desde su infancia algo latiendo por dentro, y tomó una decisión que pocos comprendieron: lo dejó todo por el ajedrez. Sobre este misterioso paso se ha dicho mucho, aunque aún más debería incidirse en el mito de ajedrecista que derribó. Difícilmente se asociaría la originalidad pionera y lúdica de Marcel Duchamp a los tópicos sobre el jugador de ajedrez, y su imagen de rareza enfermiza (el típico friki, vaya). Duchamp transmite una imagen del jugador de ajedrez totalmente distinta: astucia, originalidad, valentía, independencia y glamour; los mismos rasgos que hoy se encuentran en diferentes dosis en las personalidades de los nombres que están cambiando las reglas del juego. Excluyendo a Magnus Carlsen, el nuevo gran ídolo mediático, aquí tienes cinco perfiles interesantísimos que rara vez encontrarás en espacios no especializados.

Alexander Grischuk (Moscú, 1983).

Nos cautivó hace años con su juego espectacular y sus rastas. En YouTube pueden verse vídeos donde demuestra un aplomo increíble en los apuros de tiempo, encontrando combinaciones ingeniosas que salvan posiciones muy complicadas. Con pocos segundos en el reloj, a pesar de que parece perdido, su rostro permanece impasible tras el gesto que lo caracteriza, la mano que sujeta el mentón y oculta ligeramente la boca…, un sacrificio de calidad, ahí está, unas tablas épicas. No en vano ha sido durante años el mejor jugador en la modalidad blitz (ritmo de 5 minutos o menos por jugador). Las ideas de este Gran Maestro beben de una fuente legendaria de la que sólo se nutre el reducido clan de los inconformistas: Bobby Fischer y los letones Tal y Shirov, los más conocidos.

El periodista y divulgador Leontxo García explica que Grischuk lleva una doble vida. Este doctor Jekyll moscovita no sólo es profesional del ajedrez, sino también del póquer. El tiempo que otros invierten en estudiar aperturas y memorizar variantes, él lo disfruta en pasearse por los casinos. Una mano de cartas representa una vida, una partida de tres minutos es un mundo, cuántas vidas caben en una sola… ¿Cuándo dejarás de jugar al ajedrez?, le preguntaron en una entrevista. Y Mr. Hyde contestó: cuando muera.

Alina Kashlinskaya (Moscú, 1993)

Estudiante universitaria de Psicología e idiomas, practica la natación y otros deportes. Escribe poemas y compone canciones. En su “Oda al ajedrez” reconoce haber entregado su alma a este juego que sustituyó aquellas muñecas de su infancia por las universales piezas de madera. Explica el dilema que se le planteó entre sus dos actividades preferidas, la danza y el ajedrez. Y se alegra de haber elegido la segunda. También saca tiempo para gestionar su propio espacio en la red y debatir por una sociedad más justa. Tiene dos gatos.

Esta extraordinaria jugadora ha resucitado el espíritu Duchamp, ya que la faceta deportiva se aúna a la artística en su concepción del ajedrez y de la vida. Aprendió a jugar a los seis años, y sólo cuatro después empezó a ganar campeonatos de su categoría. A los 15 años logró el título de Gran Maestro. Recientemente ha conseguido la tercera posición en el Campeonato del Mundo Juvenil Femenino de 2013. Está clasificada entre las mejores del mundo…, y sí, sigue escribiendo poesía en el cuaderno y en el tablero.

Robin van Kampen (1994, Bussum, Holanda)

Empezó a jugar a los siete años. Su carrera durante la educación secundaria fue meteórica. Después de obtener su título de bachillerato, probó a darse un año para dedicarse exclusivamente al ajedrez, y como le ha ido tan bien, ha retrasado un curso más su entrada en la universidad. Decidió trasladarse a Valencia donde actualmente reside en compañía de otros dos jugadores canadienses. Aunque en Holanda hay torneos fortísimos, el ambiente ajedrecístico español le parece más atractivo. Así que vive a caballo entre Valencia y la pequeña localidad de Bussum, donde ya es un ídolo. Opina que a quien le guste el ajedrez debe viajar.

Cuando en 2011 alcanzó su definitiva norma de Gran Maestro con 16 años en el torneo de Dortmund, convirtiéndose así en el jugador holandés más joven en conseguirlo, le preguntaron cómo se sentía. Para él no había mucha diferencia, se sentía como siempre. Entre sus colegas lo llaman de broma el Justin Bieber del ajedrez. Pero él sabe que para ser una estrella no puede fiarse únicamente de su gran talento, hay que trabajar duro todos los días y no perder la concentración. La red es su herramienta favorita para entrenar. Juega sin miedo a nadie.

Irene Nicolás Zapata (San Javier, Murcia, 1997)

Estudiante de Bachillerato, reside y entrena en Alicante. Igual que Alina Kashlinskaya, practica la natación. Hace un par de años comentaba en una entrevista que le gustaba leer la saga de Crepúsculo. Ella misma se define como una jugadora competitiva, tal vez por eso ya ha conseguido el título de Maestra Internacional. Su estilo de juego es creativo y agresivo, los expertos coinciden en que atesora un potencial tremendo. Menuda y angelical, su aspecto engaña, siempre lleva un cuchillo afilado entre los dientes, una daga de empuñadura élfica. Admira a la mejor jugadora de la historia, la húngara Judit Polgár. Reconoce que el ajedrez es adictivo, pero sobre todo le gusta porque le da la posibilidad de viajar y conocer a gente interesante. Medalla de bronce en el Campeonato de Europa sub-16 de 2013. Que la Fortuna guíe tus pasos, Arwen, hija de Elrond.

Miguel Santos Ruiz (Sevilla, 1999)

Estudiante de Educación Secundaria que vive en Utrera, él es la nueva sensación del ajedrez español. Aprendió las reglas del juego a los siete años y sólo le bastaron seis más para proclamarse campeón absoluto de Sevilla. Ha conquistado varios galardones nacionales en los campeonatos por edades. Recientemente (octubre de 2013) se ha proclamado subcampeón de Europa en la categoría de su edad, sub-14. Y en el último campeonato absoluto de España, celebrado en Linares, cuajó una actuación tan estupenda que llamó la atención de todos los medios de comunicación. Leontxo García lo entrevistó para la televisión del torneo a petición del público. Tal vez, algunos jóvenes de su edad habrían sentido la tentación de ufanarse ante tanto laurel y parabién, pero Miguel Santos demostró una madurez y una humildad que ya quisieran muchos veteranos. La nueva estrella del ajedrez español trabaja duro todos los días para progresar, no se lo cree, es un chico maravillosamente normal, ese es el secreto de su glamour.

Alexander, Alina, Robin, Irene, Miguel…, antagonistas de ese “bicho raro” como imagen apócrifa del jugador de ajedrez. Los cinco nos subyugan porque escapan a la mediocridad. Duchamp llegó a la siguiente conclusión: mientras que no todos los artistas son jugadores de ajedrez, todos los jugadores de ajedrez sí que son artistas. Ellos mantienen a raya sus egos, se conforman con jugar, son elegantes.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar