Actualidad

Por qué el populismo de Wilders nunca gobernará en Holanda

Quedan 3 días para que se celebren las elecciones en Holanda y muchos temen una victoria del ultraderechista Geert Wilders. Sin embargo, es muy poco probable que los votos le den el poder. Aquí la razón

El próximo miércoles los holandeses están llamados a las urnas para elegir a quien será su gobernante en los próximo cuatro años. Y entre los candidatos se encuentra el ultraderechista Geert Wilders, famoso dentro de los medios internacionales por sus políticas abiertamente racistas e islamófobas y por ser uno de los mayores representantes del auge del populismo de derechas en el mundo.

Sin embargo, aunque muchos teman que tras el Brexit y la victoria de Donald Trump Wilders se convierta en el nuevo presidente de Holanda, si atendemos al sistema electoral holandés... es bastante improbable que eso suceda.

Político quita hierro en un artículo a las predicciones de los analistas políticos que temen por el futuro de Europa y desmonta varios de los mitos que rodean a las elecciones en Países Bajos. Uno de ellos es, precisamente, la victoria de Wilders.

Desde hace más de 100 años, todos los gobiernos holandeses han estado formados por coaliciones. Esto se debe a que el Parlamento está compuesto por 150 escaños y se necesitan 76 diputados para formar una mayoría en la cámara baja. Por otro lado, el escenario político holandés se encuentra más fragmentado que nunca. Un total de 28 partidos se enfrentan para conseguir el apoyo de los 12,9 millones de holandeses con derecho al voto.

Y actualmente ninguna de las agrupaciones políticas consigue el apoyo de más del 17% del electorado. Ni siquiera Wilders.

Según las encuestas electorales, un total de 5 partidos políticos se tendrían que juntar para llegar a los 76 diputados necesarios. Y Wilders, que según los pronósticos actuales conseguiría entre 19 y 23 escaños, parece que no estaría invitado a la fiesta. Según Político, es poco probable que el líder ultraderechista participe en la coalición, ya que es bastante impopular entre los otros partidos. A sus promesas inconstitucionales –prohibir el Corán entre ellas – hay que sumar el desprecio de Wilders a sus colegas políticos a los que ha regalado insultos en contadas ocasiones.

   

El escenario político holandés se encuentra más fragmentado que nunca: un total de 28 partidos se enfrentan para conseguir el apoyo de los 12,9 millones de holandeses con derecho al voto.

La derecha moderada de Mark Rutte  (Partido Popular de la Libertad y Democracia) ha anunciado que prefiere una colación con los Demócratas 66 y los democristianos (Llamada Democristiana), mientras que los laboristas del PvdA y socialistas se decantan por la Izquierda Verde. Eso deja a Wilders con tan solo dos opciones: un pacto con 50Plus y la Unión Cristiana.

Una alternativa que no llegaría a los 5 partidos que se necesitarían para conseguir la mayoría parlamentaria. Así que, que no cunda el pánico: aunque Wilders gane es muy poco probable que su populismo y xenofobia puedan gobernar en los Países Bajos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar