Actualidad

Fuck me: el artista que mostraba sus oscuras obsesiones con plastidecor

Mathew Bowness es escritor y artista, su mundo refleja una continua y alucinante confusión de géneros, de edades y de sexualidades enfrentadas

Definirse a uno mismo en pocas palabras es complicado y más aún cuando nuestra personalidad es amplia, variada, confusa. La sociedad nos empuja a realizar este proceso de autodefinición continuamente, pues el hecho de sumarnos a cualquier red ya implica responder a las preguntas q uién soy, q ué me gusta, c ómo me comporto, etcétera.

Ante tales cuestiones, el artista Mathew Bowness tiene respuestas que a menudo chocan las unas contra las otras. De él sabemos que le gustan las aves, que adora escribir, que piensa en la anatomía de las palomas, que se considera masculino y femenino a la vez, que quiere que le follen, que dibuja coños, que utiliza ceras de colores para escribir palabras malsonantes con trazo infantil, o para dibujar cabezas de bebés tristes con un ojo más grande que otro, o incluso para crear muñecas con la boca muy abierta y los brazos deformes, reflejos todos ellos de su tumultuosa alma.

Bowness es un niño en el cuerpo de un adulto, o quizá un pájaro en el cuerpo de un adolescente. Tratar de detallar su identidad, a estas alturas, resulta inútil, pues él ya se ha encargado de hacerlo expresando al mundo su miedo, su desasosiego, pero también su sexualidad y sus vicios a través del arte.

Terrores que son los de todos. Anatomía que nos enciende. El Tumblr como lugar de análisis, o quizá como un hogar donde resuena aquello que tienen que decir las nuevas voces.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar