Actualidad

Francia se niega a reconocer el "sexo neutro" para personas intersexuales

El Tribunal Supremo francés considera que hay que mantener solo dos opciones de sexo para "la organización social y jurídica" del país

Ni hombre ni mujer, sino "sexo neutro". Así defendió hace dos años, la justicia francesa una tercera categoría sexual, para una persona que nació con una ambigüedad genital. Sin embargo, este jueves, el Tribunal Supremo francés ha rechazado finalmente la demanda del ciudadano intersexual que solicitaba ser reconocido en esa nueva categoría.

Según la máxima instancia judicial francesa, la petición del demandante "no está permitida en la ley francesa" y tendría "repercusiones profundas sobre el derecho francés" porque implicaría "numerosas modificaciones legislativas". De haberse producido el reconocimiento del sexo neutro, el Supremo tendría que cambiar la ley del estado civil de sus ciudadanos, algo que ya han hecho algunos países como India, Australia o Nepal.

Durante 66 años, Gaëtan Schmitt, que nació según su médico con "una vagina rudimentaria" o bien, un "micropene sin testículos", marcaba la casilla de sexo masculino. De niño, sus padres habían decidido que era hombre, y así fue educado toda su vida. Incluso comenzó un tratamiento de testosterona con 35 años, se casó y adoptó a un niño.

El problema es que, la dualidad llegó a ser tan incómoda para Schmitt, que acudió a la justicia francesa para solicitar el "sexo neutro". Convencido de que no era ni hombre ni mujer, el Tribunal de Tours le dió la razón, aunque en menos de un año, la demanda fue rectificada por el Tribunal de Apelación, tal y como recoge France Soir.

Por aquel entonces, la instancia consideró que el hecho de que haya dos opciones de sexo era "necesaria par la organización social y jurídica" del país, aunque los jueces nunca llegaron a detallar las repercusiones legales que podría tener este caso en Francia.

Finalmente, el caso llegó a la máxima instancia de la justicia francesa, el Tribunal Supremo, que confirmó que el "sexo neutro" en Francia no existe. Aún así, Schmitt todavía tiene una última oportunidad y puede recurrir ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo para poder ser reconocido por su país.

El caso de Schmitt no es el único famoso. La modelo belga Hanne Gaby Odiele, que ha conquistado las pasarelas de medio mundo, ha roto con tabús y revalorizado la industria de la moda después de confirmar el pasado mes de enero que es intersexual.

"Es muy importante para mí que en este momento de mi vida se rompan los tabús. En este punto, en esta época, debería ser perfectamente normal hablar de la intersexualidad", señaló por aquel entonces, Odiel al periódico USA Today.

La cuestión del tercer sexo ha sido un debate polémico en Francia, donde nacen cada año 200 bebés con ambigüedades sexuales. El país galo fue condenado por las Naciones Unidas en más de tres ocasiones por realizar intervenciones quirúrgicas a bebés intersexuales para obligarles a decantarse por un sexo sin siquiera tener la mayoría de edad.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar