Actualidad

Hackers filtran miles de fotos íntimas de los pacientes de una clínica de cirugía estética

Los ciber-extorsionadores están pidiendo dinero a los pacientes por no hacer públicas las comprometidas imágenes robadas de los servidores de la clínica

oi oi

Todos tenemos esa sensación de "me la estoy jugando" antes de mandar una foto subida de tono a alguien. Hay mil formas de que esas fotos, supuestamente íntimas, acaben rulando por la inmensidad de internet. Puede que esa pareja que tanto te quiere las difunda por ahí por despecho al cortar, que pierda o le roben el móvil, que se lo enseñe a un colega que considera de confianza o que le hackeen la cuenta desde el otro lado del mundo.

Antes de pulsar "enviar", siempre sabes que la posibilidad de que esas fotos las vea alguien, lo mismo que cuando revelas un secreto sabes que te la juegas a que tu confidente se vaya de la lengua, pero ese es un miedo que bajo ningún concepto deberías sentir cuando el confidente en cuestión es un doctor.

Pero, en el siglo XXI, nuestra intimidad no está a salvo ni cuando cruzamos la puerta de la consulta de nuestro médico: 25.000 fotos privadas y otro tipo de material confidencial de los pacientes de una clínica de cirugía estética lituana fueron filtradas por hackers el martes, según ha explicado la policía.

Entre los documentos se encuentran fotos de desnudos, pasaportes escaneados y números de la seguridad social. El grupo de hackers, llamado Tsar Team, logró entrar en los servidores de la clínica Crozio Chirugija a principios de este año, donde sustrajo información de sus clientes de más de 60 países del mundo.

En primer lugar trataron de extorsionar directamente a la clínica, exigiéndoles 300 bitcoins, que ahora valen cerca de 600.000 euros. Viendo que la oferta no cuajaba, fueron bajándola hasta los 50 bitcoins, unos 100.000 euros.

Posteriormente pasaron a dirigirse directamente a los pacientes de la base de datos, a quienes les exigieron entre 50 y 2000 euros dependiendo de la sensibilidad del material robado.

"Los clientes, por supuesto, están en shock. Una vez más me gustaría disculparme", dijo Jonas Staikunas, director de Grozio Chirurgija a los medios locales. "Los ciber criminales son extorsionadores. Están chantajeando a nuestros clientes con mensajes de texto inapropiados".

No se sabe cuántos clientes se han visto afectados, pero según la policía docenas de ellos han denunciado el chantaje. "Es extorsión. Estamos hablando de un crimen serio", dijo el jefe de policía lituano Andzejus Raginskis a los reporteros.

Desde la clínica se ha advertido a los pacientes que no caigan en los chantajes de los extorsionadores, así como que tampoco descarguen ninguno de los archivos que estos puedan enviarles para prevenir posibles futuros ataques.

La policía de Lituania está trabajando ahora con otros países y ha advertido a la población de que quienes se descarguen y almacenen en sus dispositivos este material también se podrían enfrentar a problemas con la ley.

[Vía The Guardian]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar