PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Fan de PRINCE? Puede que tu ídolo te demande por un millón de dólares

H

 

El cantante denuncia a 22 seguidores por difundir grabaciones de sus conciertos

Franc Sayol

28 Enero 2014 12:09

La alergia de Prince a la difusión de su música en la red es de sobra conocida. Mantiene un pulso continuo con YouTube y recientemente su equipo legal obligó a diversos usuarios de Vine a eliminar clips de 6 segundos grabados en sus conciertos. Ahora el genio de Mineápolis quiere llevar esta particular batalla un paso más allá.

El cantante ha demandado a 22 usuarios de la red por difundir grabaciones ilegales de sus conciertos a través de Facebook y blogs. Los abogados del artista alegan que han descubierto centenares de links ilegales en páginas como “The Ultimate Bootleg Experience” o “PSP Music Blog”. Por ello reclama un millón de dólares en concepto de daños.

La guerra de Prince contra las plataformas para compartir música en la red recuerda al pulso entre Metallica y Napster en la prehistoria de la piratería online. El problema es que, en esta ocasión, Prince se enfrenta directamente al núcleo duro de sus seguidores. Algunos de los demandados utilizan seudónimos como PurpleHouse2 o PurpleKissTwo; esta gente no quiere joder a Prince, sino que son sus más acérrimos fanáticos. Es la clase de gente que se compra todos sus discos y que hace que las entradas a sus conciertos se agoten en cuestión de minutos. Cuando en 2007 el artista demandó a The Pirate Bay, la maniobra podía resultar comprensible, pero ¿qué gana al querer hundir a sus más fieles escuderos?

Este caso vuelve a poner sobre la mesa el eterno debate sobre el prejuicio o beneficio que supone la piratería para los artistas. Si uno escucha una grabación de un concierto de Prince lo más probable es que mate por acudir a su próximo show. El cantante, en cambio, parece convencido de que eso va a hacer que la gente se quede en su casa. La guerra de Prince contra la piratería puede parecer consecuencia de un ego desmedido, pero, en realidad, podría ser justo lo contrario.

share