Actualidad

El FBI hackea el iPhone del terrorista de San Bernardino... sin ayuda de Apple

Ya no habrá juicio pero el debate en trono a la seguridad y el derecho a la privacidad sigue muy candente

La última gran polémica sobre los límites de la privacidad de los usuarios y la seguridad nacional ha terminado. Por el momento.

El FBI anunció que ha conseguido hackear el iPhone propiedad del terrorista Syed Farook, uno de los autores del tiroteo de San Bernardino (California) que dejó 14 muertos el pasado mes de diciembre.

El acceso al teléfono pone fin a la batalla legal que habían iniciado Apple y el FBI pero no cesa el debate creado en torno al difícil equilibrio entre el derecho a la privacidad de los ciudadanos y las necesidades de información de la lucha antiterrorista.

Estas son las claves del proceso:

-El 16 de febrero una jueza insta a Apple, por petición del FBI, a crear un software específico para desbloquear el teléfono de Syed Farook, autor material de los disparos que acabaron con la vida de 14 personas en San Bernardino.

-El FBI no podía forzar la seguridad del teléfono por miedo a perder información valiosa. En caso de introducir varias veces mal la contraseña en el dispositivo, los datos que contiene se habrían borrado automáticamente y el móvil era la pieza fundamental para reconstruir los pasos de Farook antes del atentado.

-Apple se niega en rotundo a dar la clave al FBI. Para la compañía, realizar este software sería como dar la llave maestra a los federales para que puedan acceder a todos los iPhone del mundo.

-Los de Cupertino recurren la decisión e inician una batalla legal que se debería resolver en los juzgados el 22 de marzo.

-24 horas antes del juicio, el FBI anuncia que gracias a la ayuda de un tercero, conocen una nueva técnica para desbloquear el teléfono sin la ayuda de Apple. Para poder probarla necesitan unos días y por ello piden posponer el juicio al 5 de abril.

-Este martes 29 de marzo, el FBI ha informado de su éxito. Ya no les hace falta la colaboración de Apple. No habrá ningún juicio . Hace unas semanas, Edward Snowden ya afirmó que el FBI no necesitaba a Apple para realizar el desbloqueo y que todo el juicio era parte de un montaje.

En este punto nos preguntamos: ¿quién ha ganado finalmente la batalla?

Apple no ha sido obligado a revelar su cifrado pero el FBI ha conseguido finalmente acceder al teléfono por sus propios medios. La puerta trasera que tanto el FBI como Barack Obama le pedían a la compañía en aras de la defensa nacional frente al terrorismo, no ha sido creada. Pero existe.

El debate sobre la privacidad y la seguridad nacional vuelve a estar candente tanto en EEUU como en la Unión Europea tras los últimos atentados de Bruselas. El ministro de Justicia belga, Koen Geens, declaró tras los atentados que la UE pedirá a los servicios de mensajería que abran el acceso a las fuerzas de seguridad para mantener controlados a posibles sospechosos de terrorismo. Pero la realidad es que esta apertura no solo puede ser usada contra terroristas sino que daría a los gobiernos el acceso a los teléfonos de todos los usuarios, algo de lo que ya avisó Apple.

Pero, si los terroristas saben que sus comunicaciones pueden ser vigiladas, ¿seguirán utilizando los teléfonos para comunicarse?

Según lo que sabemos, los terroristas de los atentados de París no utilizaron el cifrado sino que emplearon teléfonos desechables para coordinarse. ¿Quizá no son los terroristas los objetivos últimos de la vigilancia?

La balanza entre la privacidad y la seguridad vuelve a tambalearse y hace que, una vez más, nos preguntemos: ¿es la privacidad un lujo?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar