Actualidad

Eurovegas no echará raíces en España. ¿Éxito o fracaso?

Adelson y su grupo inversor han resultado ser demasiado perversos incluso para los estándares nacionales

Se acabó: Eurovegas no se instalará en España. Después de todo el drama, de las constantes bajadas de pantalones del gobierno de la Comunidad de Madrid, cuando ya parecía que estaba todo atado y bien atado para que el megaproyecto cayese como un meteorito de 35.000 millones de euros sobre la meseta española, resulta que todo ha quedado en agua de borrajas.

¿Qué ha pasado aquí? Mientras que Adelson simplemente ha dejado caer que no acaba de ver claro el negocio en Europa (será que tenemos demasiadas leyes entorpeciendo el paso), fuentes del gobierno afirman altaneras que no podían tolerar las últimas peticiones del empresario y sus secuaces de Las Vegas Sands en materia de rebajas fiscales y, sobre todo, el punto del contrato que obligaba al gobierno a indemnizar al grupo empresarial en caso de que la normativa estatal cambiase. Como si al matón de la escuela hubiera que hacerle un regalo en caso de que al director se le ocurriese echarle por maltratar a sus compañeros. Un punto que para el grupo accionista de Adelson resultaba innegociable.

El argumento que utiliza el gobierno para señalar ese último punto como intolerable es puramente económico y de gestión: haber aceptado ese punto suponía contravenir la normativa europea en materia de libre mercado, porque a efectos prácticos situaría a Las Vegas Sands en una posición de privilegio respecto al resto de empresas competidoras. En realidad el problema grave viene desde el flanco de la soberanía política: firmar un acuerdo así significa de facto entregar las armas, ya que estás permitiendo que un grupo empresarial transnacional ponga trabas a iniciativas legislativas nacionales. Y al menos, si nos tienen que gobernar corruptos, queremos que sean de aquí, como el jamón serrano.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar