Actualidad

Europa contra el decreto de autoconsumo: se reconoce el derecho de la gente a producir y vender energía

El "paquete de invierno" de la Unión Europea pretende convertir a la UE en líder en energías limpias. Estas son algunas de las novedades

Europa quiere fomentar el autoconsumo energético y para ello va a poner en marcha el paquete legislativo Clean Energy For All the Europeans.

Las medidas, presentadas ayer miércoles, se orientarán al periodo de 2021-2030 y tienen como objetivo que las energías renovables alcancen un peso del 27% para 2030. La intención es “mantener la competitividad de la UE en la transición hacia las energías limpias que están transformando los mercados energéticos globales” y chocan frontalmente con el decreto de autoconsumo que se aprobó en España en octubre del pasado año.

El “paquete de invierno” energético busca “explotar todas las posibilidades que ofrece la entrada en el mercado de las renovables, sobre todo a pequeña escala”, han explicado desde la comisión.

En concreto, Europa reconoce el derecho de las personas a generar, almacenar y vender su propia electricidad sin restricciones indebidas “pudiendo beneficiarse de la caída de costes de los paneles solares para los tejados y otras unidades de generación de pequeña escala para ayudarles a reducir las facturas de la luz”.

Además, la normativa incide en el derecho al autoconsumo compartido, donde los ciudadanos tienen derecho a organizarse en comunidades para generar y vender electricidad. No obstante, la Comisión Europea abre la puerta para la imposición de ciertas tasas de autoconsumo por parte de los estados miembros, aunque estas tendrán que establecerse de forma transparente y reflejando los costes. Hay que tener en cuenta además que se trata de un texto preliminar, por lo que aún debe someterse a modificaciones antes de ser aprobado.

La Comisión Europea pretende que Europa “lidere la transición hacia las energía limpias, no solo que se adapte a ello” y quiere reducir en un 40% para 2030 las emisiones de CO2. Para ello, además del autoconsumo, ha marcado tres objetivos: priorizar la eficiencia energética, conseguir el liderazgo mundial en energía renovables y asegurar un trato justo para los consumidores.

Europa reconoce el derecho de las personas a generar, almacenar y vender su propia electricidad sin restricciones indebidas

Europa quiere aumentar un 30% la eficiencia energética y para ello fomentará los edificios eficientes. Pretende que al menos el 27% de toda la energía consumida en Europa provenga de fuentes renovables y quiere dar a los consumidores un mayor poder de decisión, entre otras medidas. "Una mayor transparencia y una mejor regulación dará más oportunidades a la sociedad civil de involucrarse más en el sistema energético y de responder a las vaciaciones de precios", se lee en la propuesta.

Sin embargo, la realidad no es tan limpia como parece. Una vez aprobada la directiva, y hasta que no entre en vigor, los estados no están obligados a adoptarla, pero lo que no pueden hacer es dar pasos en contra. Eso se traduce en que la actual normativa española puede seguir en vigor unos años más, aunque no podrá endurecerse con nuevas medidas.

Por otro lado, las organizaciones ecologistas creen que estas reformas no son lo suficientemente atrevidas y decisivas, y consideran que Bruselas ha perdido la ocasión de mostrar su liderazgo y responder correctamente al Acuerdo de París.

"El paquete de la Comisión para energías limpias es muy sucio. Lejos de acelerar la transición energética, las propuestas dejan la puerta abierta a subsidios para los próximos diez años, perjudican el desarrollo de renovables y pierden algunas grandes oportunidades sobre eficiencia energética", ha destacado la presidenta del Equipo de Clima y Energía de CAN Europe.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar