PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El éxtasis acaba de clasificarse como "revolucionario" para tratar el estrés postraumático

H

 

Si se confirman sus beneficios, el MDMA llegaría en unos meses a las farmacias

PlayGround

04 Septiembre 2017 14:32

El MDMA, la droga que reina en las raves, podría pasar a consulta para tratar a soldados retornados de la guerra. La Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA) acaba de calificar a la sustancia como "revolucionaria" para tratar el trastorno de estrés postraumático. Su nuevo estatus deshace las trabas para investigarla y abre el camino más rápido para su aprobación farmacéutica si se confirman sus beneficios.

La droga callejera podría ser más eficaz que lo existente para acallar los traumas de la guerra. Nada calma con eficacia a excombatientes. Sucede porque, biológicamente, cuando se recuerda, vuelve lo mismo que se sintió en el momento en el que se grabaron las memorias. Si fue horror, asaltará el horror otra vez a la persona. Por eso es difícil tratar el trastorno solo con psicoterapia: les resulta demasiado duro revivir lo experimentado y, si no hablan, no se supera.

El éxtasis, sin embargo, podría hacer que rememorar fuera más fácil, menos doloroso. Al consumirlo, se desencadenan en el cerebro todos los neurotransmitores que nos provocan sensaciones placenteras, lo que implicaría que los pacientes puede lidiar mejor con sus recuerdos y conversar más profundamente con el terapeuta.

Con la luz verde dada por la FDA, Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos (MAPS) conducirá dos ensayos clínicos en fase III, el último paso antes de que el tratamiento llegue al mercado, y se probará en 200 o 300 personas. En la fase II, en la que se utilizó con 107 pacientes, un 61% no sufría trastorno de estrés postraumático después de dos meses. Después del año, ascendió al 68%. Solo el 23% de los pacientes no asistidos con MDMA tuvo los mismos resultados.

El estudio de MAPS costará 25 millones de dólares y lleva recaudado la mitad. "Hemos recibido la mayor parte de nuestro financiamiento de filántropos en el sector de la tecnología, los participantes de Burning Man y organizaciones similares", incluyendo una empresa que fabrica jabones en California, le dijo un responsable de MAPS a la revista Quartz. Como la droga sigue siendo ilegal, la asociación no puede recibir financiación de dinero público. La investigación está prevista que comience en 2018 y que dure dos años, entonces se sabrá si pasa oficialmente a aliviar a los que les atormentan sus recuerdos.

share