Actualidad

ISIS ha puesto precio a la cabeza de esta mujer: un millón de dolares por su muerte

Se llama Joanna Palani y hace un año fue el azote del Estado Islámico en Siria e Iraq. Ahora se enfrenta a un juicio en Dinamarca y a la amenaza de muerte por parte del grupo terrorista

Joanna Palani es una mujer a la que no quieren ni el Gobierno de Dinamarca ni el Estado Islámico. Y ambos por razones muy distintas.

Los primeros han decidido juzgar a esta mujer iraní de origen kurdo por unirse a un grupo armado extranjero y los segundos ofrecen una recompensa de un millón de dólares por su cabeza.

Hace algo más de un año, esta joven, hija y nieta de luchadores peshmerga —literalmente, "quienes se enfrentan a la muerte" por la libertad de Kurdistán—, abandonó la Universidad en Dinamarca donde estudiaba para viajar a Siria e Iraq y combatir allí al Estado Islámico . Junto a los peshmerga, Palami luchó contra los yihadistas en las filas de las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda en Siria. En 2015, tras casi un año combatiendo en el frente, Palani regresó a Dinamarca aprovechando un permiso. Tan pronto como puso un pie en el país, las autoridades danesas retuvieron su pasaporte y la acusaron de pertenencia a un grupo armado extranjero.

Actualmente, Palani se encuentra entre rejas, a la espera de juicio y se enfrenta a la posibilidad de dos años de cárcel por haber quebrantado las leyes del país en el que residía. Y es que las nuevas leyes de Dinamarca permiten imponer una prohibición de viajar al extranjero para aquellos daneses que planeen unirse a conflictos armados, en un intento de impedir la fuga de posibles terroristas para combatir en las filas del Estado Islámico. 

En ese momento, la joven criticó la lógica de las autoridades danesas a través de una publicación en su Facebook. “¿Cómo puedo suponer una amenaza para Dinamarca y otros países por ser soldado de un ejército oficial que Dinamarca entrena y apoya directamente en su lucha contra el Estado Islámico?”, se preguntaba Palani.

El 6 de junio de 2016, tan solo unos meses después de que le prohibieran viajar, la joven de 23 años contravino la norma y visitó Doha. Hoy, más de seis meses después, comienza el juicio que decidirá si esta joven es culpable o no. Mientras, el grupo terrorista contra el que combatió ofrece una recompensa a través de las redes sociales. Esperemos que no triunfen ninguna de las dos propuestas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar