Actualidad

Espejito, espejito: un hijab para la autoestima

Un estudio elaborado entre musulmanas británicas revela que el pañuelo protege de las presiones de los estándares de belleza

Mujeres del mundo eligen llevar hijab por motivos muy diversos: por tradición cultural, porque sienten que se protegen de ser vistas como un objeto, por motivos religiosos. Otras muchas, desgraciadamente, no tienen elección.

Lo que nunca nos habíamos planteado es lo que viene a decir un estudio publicado en la prestigiosa revista British Journal of Psychology: las vestimentas más modestas y conservadoras están asociadas a una mejor imagen propia, o lo que es lo mismo, las mujeres musulmanas de Inglaterra que llevan hijab se ven mejor a sí mismas que las que no lo hacen tan a menudo, más "occidentalizadas".

La psicóloga Viren Swami, que ha dirigido la investigación para la Universidad de Westminster en Londres, llevó a cabo el estudio entre 600 británicas musulmanas. Unas 200 dijeron que nunca usan hijab y el resto dijeron que se lo ponían en ocasiones. Después, Swami y su equipo entrevistaron a las mujeres acerca de cómo se sienten con sus cuerpos.

La diferencia entre los dos grupos era pequeña, pero una vez analizados todos los parámetros se concluyó que las mujeres que usan hijab tienen, de promedio, una visión más positiva acerca su imagen: no tienen tantos deseos de adelgazar y son más inmunes a los estándares de belleza que emiten los medios de comunicación.

“La moraleja, creo, es que las personas que desafían las normas sociales de belleza parecen tener una mejor imagen de sí mismos”, explicó Swami a NPR. “El hijab, de alguna manera, te permite hacer eso en Gran Bretaña, el feminismo hace lo mismo”.

Tabassum Ruby, una colega de Swami que investiga asuntos de género en la universidad de Western Michigan, explicó que, por ejemplo, las mujeres que llevan hijab no tienen necesidad de teñirse cuando empiezan a salir canas: “Llevar el hijab puede ser liberador para algunas mujeres. Les permite a ellas, y a otros que están a su alrededor, centrarse en sus mentes y no en sus cuerpos”.

Sin duda esta frase podría hacernos sospechar que el estudio peca de puritanismo. ¿Por qué debemos taparnos para centrarnos en nuestras mentes? Sin embargo, la idea del experimento no es esa. Si una mujer sigue una estética hip hopera, con ropas anchas, también se sentirá más liberada de ciertas presiones estéticas. En este caso, las mujeres musulmanas que llevan hijab siguen una estética con vínculos culturales, pero eso no es lo esencial.

Swami recalcó que su investigación no pretende extender el uso de esta prenda ni decir que el hijab mejora la autoestima, tampoco debe extrapolarse a otros lugares que no sean Gran Bretaña, donde el hijab es opcional. Sus conclusiones van en la línea de otros estudios previos que indican que las mujeres religiosas o tradicionales tienen una mejor percepción de su cuerpo. Sencillamente el hijab y vestimentas similares protegen a las mujeres de la presión por estar delgadas: “Parece ser como un buffer de la imagen corporal, cualquier ropa como esta reduce la sexualización del cuerpo”.

Ya sabíamos que no todas las mujeres que llevan hijab están sometidas a ello y que las musulmanas feministas existen, pero este estudio ofrece un punto de vista rompedor sobre un código de vestimenta que solemos considerar opresor: insinúa que cubrir nuestro cuerpo no nos encierra necesariamente, y que podemos estar desnudas en una prisión invisible.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar