Actualidad

Erdogan conocía los planes del golpe que estuvo a punto de destronarle

Las últimas revelaciones indican que el golpe fue muy bien planeado

A medida que Turquía saca a la luz nuevos detalles del intento de golpe de estado que vivió el pasado viernes, las versiones planteadas a lo largo de la fatídica noche parecen completamente obsoletas.

La principal de ellas, según la cual el intento sería un golpe amateur no demasiado bien planeado, ha sido la primera en caer. Sí, el golpe fue un fracaso y el intento apenas duró unas horas, pero faltó muy poco para que tuviera éxito.

Las últimas piezas recogidas revelan que la planificación había sido casi perfecta. El día del golpe, el ministro del Interior turco había sido invitado junto a otros funcionarios a una reunión de alto nivel de seguridad en una sede militar. La invitación no fue fortuita. Los militares tenían pensado detenerle en ese momento.

Sí, el golpe fue un fracaso y el intento apenas duró unas horas pero, faltó muy poco para que tuviera éxito.

El ministro finalmente no pudo acudir porque estaba muy ocupado y toda la toma de poder le pilló en el aeropuerto Esenboga de Ankara. Gracias a su excusa, pudo salvarse del destino que corrió un funcionario antiterrorista invitado a otra reunión en el palacio presidencial. Cuando el golpe se dio por terminado, el funcionario fue encontrado con las manos atadas a la espalda y un disparo en el cuello.

Algo parecido estuvo a punto de pasarle a Erdogan, que se encontraba en el complejo vacacional de Marmaris. Resulta que apenas 20 minutos antes de que el complejo fuera atacado por los golpistas, el presidente saltó a un avión para alejarse de la intentona.

El avión presidencial fue bloqueado por dos aviones de combate cuando se encontraba en el aire. Sin embargo, el piloto despistó a los militares utilizando una identificación de un vuelo de Turkish Airlines y evitando así ser atacados.

Erdogan parecía estar al corriente de los planes de sublevación 6 horas antes de que se llevaran a cabo pero prefirió no actuar. ¿Por qué?

El hecho de que Erdogan escapara apenas unos minutos antes de ser atacado plantea otra incógnita: ¿sabía el presidente que se estaba elaborando un golpe de estado en las cocinas del ejército?

El corresponsal de La Vanguardia en Estambul, Ricardo Ginés, tiene muy claro que Erdogan conocía de antemano la intentona golpista. Seis horas antes de que los sublevados sacaran los tanques a la calle, el presidente estaba ya al corriente de todos los planes pero no actuó. ¿Por qué?

Viendo la purga que el presidente está realizando a todos los niveles con la excusa del golpe, parece que a Erdogan le convenía quedarse de brazos cruzados al menos unas pocas horas antes de que el golpe fracasara.

En apenas dos días, ya hay más de 7.500 detenidos y 9.500 policías y 8.000 funcionarios cesados. En muchos casos las detenciones no están cumpliendo con las garantías básicas de los derechos humanos. La supuesta cúpula golpista ha sido presentada en televisión con caras magullados, evidentes moratones y objetivo de humillaciones varias.

Viendo la purga que el presidente está realizando a todos los niveles con la excusa del golpe parece que a Erdogan le convenía quedarse de brazos cruzados al menos unas pocas horas antes de que el golpe fracasara.

La situación es tan preocupante que hasta la canciller Angela Merkel ha llamado al presidente turco para advertirle que si quiere seguir con el proceso de entrada en la UE, se olvide de la pena de muerte que Erdogan parece contemplar como castigo para los golpistas.

Mientras, los partidarios del presidente continúan con celebrando la victoria sobre los sublevados saliendo a la calle en su apoyo. Tal vez olvidando que el golpe estuvo a unos centímetros de triunfar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar