Actualidad

Adiós a la chica anarquista que rechazó rodar pornografía

Actriz rebelde, Emma Cohen siempre se resistió a ser una mujer objeto

Emma quería ser médico. Su padre le dijo que era cosa de hombres. Periodista. No había carrera universitaria.

A Emma Cohen la llaman musa de Fernando Fernán-Gómez. Otra injusticia que la lleva a esa habitación oscura, la de la mujer objeto, donde siempre encontró una ventana medio abierta.

Rebelde desde siempre, había abandonado Derecho en 4º curso para hacer teatro. También para seguir yendo a asambleas y manifestaciones. Estuvo en mayo del 68 con 21 años. Su burguesa familia barcelonesa, por medio de su madre, la hizo volver. 'Como no vuelvas, me muero', contó después Emma que le dijo.

Había debutado en el cine aquel mismo año. Unos años después, conoció a Fernán-Gómez, 25 años mayor que ella.

También te puede interesar: 'El abuelo nos salió anarquista. Un retrato de Fernando Fernán Gómez'

Con él —o él con ella— estuvo en el multitudinario mitin que la CNT organizó en Montjuïc en julio de 1977. En esa fecha, el mundo del cine ya sabía que Cohen podía hacer películas de no demasiada calidad porque un trabajador, para pagar el alquiler y poner la mesa, no siempre elige sus encargos. Sin embargo, eso sí, fijaba los límites que su conciencia le marcaba.

Tres años antes, en el 74, el director Ignacio Iquino lo comprobó cuando trató de rodar dos versiones de su película Chicas de alquiler, una de ellas con escenas pornográficas para venderla al norte de unos aún franquistas Pirineos. Cohen, alienada en aquella pseudoindustria de hombres envasando cuerpos femeninos para deseos masculinos, abandonó el rodaje.

Nunca quiso ser madre. Sí que quiso convertirse en la Gallina Caponata del Barrio Sésamo español. Cambió el cine por cuidar de los últimos años de Fernán-Gómez. A él le suavizaba las noticias de las muertes que como un fatal gota a gota, iba llevándose a todos los amigos de su compañero.

Fueron quince años en los que reconoció engordar lo suficiente como para que no le ofrecieran papeles, para abandonar definitivamente el cine.

Cuando Fernando ya no estaba, siguió podando los rosales que este había plantado. Escribió libros, llevó otros a los acampados del 15M, apareció un cáncer.

Y, discreta por principio y sola por elección, Emma Cohen murió ayer en su casa de la sierra a los 69 años.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar