Actualidad

Elon Musk llama a una revolución contra los combustibles fósiles

Es el dueño del mayor imperio de coches eléctricos y quiere que todos los usemos

El poder de la industria de los combustibles fósiles es “implacable y enorme”. Y hay que hacer algo contra ello —incluida una “revolución”— para acelerar el uso masivo de las energías sostenibles en el transporte. Es lo que Elon Musk, presidente de Tesla, dijo en el Foro Mundial de Energía e Innovación. El evento se celebró en la propia fábrica de Tesla en California.

El magnate de los coches eléctricos tiene claro que las actuales leyes no le dejan hacer dinero. Y que, además, permiten que continúe la contaminación del planeta.

Musk afirmó que los vehículos tradicionales y las fuentes de energía fósil tienen una ventaja competitiva frente a las alternativas ecológicas como las que propone Tesla. La enorme cantidad de subsidios que reciben los fabricantes de coches es el principal problema.

A juicio del millonario emprendedor, los vehículos tradicionales no solo no deberían tener subsidios, sino que deberían pagar una tasa por las emisiones de carbono y otros gases de efecto invernadero.

“Cada coche de gasolina en la carretera tiene una subvención, y la manera correcta de abordar el asunto sería un impuesto sobre el carbono”, aseguró.

"Cada coche de gasolina en la carretera tiene una subvención, y la manera correcta de abordar el asunto sería un impuesto sobre el carbono"

Para Musk, que los vehículos eléctricos cuenten con las mismas subvenciones que los de gasolina es solo un parche y un hecho que perpetúa la no transición a las energías limpias.

Sin embargo, Musk reconoce que la implantación de un nuevo impuesto sobre los combustibles fósiles es “enorme y políticamente difícil, especialmente cuando se tiene un enorme poder de lobby trabajando en nombre de la industria de los combustibles fósiles”.

Fotografía de Patrick T Fallon/Reuters

La revolución pasa, según el dueño de Tesla, por educar y concienciar al público para que rechace los vehículos que usan combustibles fósiles.

“Tenemos que resultar atractivos para la gente y educarla para que se revuelvan contra esto y combatan la propaganda de la industria de los combustibles fósiles, que es implacable y enorme”, añadió. No obstante, los deseos de Musk se van cumpliendo paulatinamente.

 "Tenemos que educar a la gente para que se revuelva y combata la propaganda de la industria de los combustibles fósiles, que es implacable y enorme"

La demanda pública de vehículos eléctricos se está acelerando y está comenzando a alterar a los grandes nombres de la industria automotriz. El mes pasado, por ejemplo, los pedidos para el Tesla Model 3 —el más asequible hasta el momento— alcanzaron las 276.000 unidades en las primeras 24 horas después de que se anunciara su puesta a la venta.

Los vehículos de Tesla, además de por sus características no contaminantes, tienen un elevado precio ya que son coches de alto rendimiento con acabados perfectos.

Para 2040, el presidente de Tesla prevé que el 35% de los vehículos sean eléctricos y autónomos. “Esto ocurrirá mucho antes de lo que pensamos”, aseguró.

Sean sus intenciones salvar el planeta o salvar sus millones, Musk ha lanzado un pulso a los grandes fabricantes y a los gobiernos con una compañía que ha hecho que los coches eléctricos dejen de ser el patito feo de la automoción. Y ha adoptado el camino más difícil: hacer los coches 100% eléctricos, con las máximas prestaciones a pesar de que su rentabilidad fuera inicialmente nula.

[Via The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar