Actualidad

EEUU mueve ficha para evitar un conflicto armado con Rusia en Siria

La Administración Trump trata de rebajar la tensión provocada por su ataque a un convoy de leales a Al Asad con una propuesta de 'deconflicto'

Fotografía de Eric Thayer / Getty

El mes pasado, la advertencia de Rusia fue clara: el ataque estadounidense contra la base militar de al-Shayrat había estado “a un milímetro” de causar un choque militar entre las dos superpotencias. Si EEUU volvía a atacar en Siria, Rusia respondería con la fuerza.

Haciendo oídos sordos a esas palabras, hace dos días las fuerzas armadas de EEUU bombardeaban Siria por segunda vez, y la respuesta de Rusia no tardó en llegar, esta vez en boca de su vicecanciller, Gennady Gatilov: “Este tipo de acciones que en contra de las fuerzas armadas sirias son completamente inaceptables”.

La posibilidad del conflicto armado entre las dos superpotencias en Siria es real. Y la prueba es que EEUU acaba de presentar una propuesta a Rusia que busca minimizar las posibilidades de que se produzca ese choque.

El general estadounidense Joseph Dunford ha declinado entrar en detalles sobre esa propuesta, pero en declaraciones a Associated Press asegura que el plan ha sido bien recibido por Rusia, que estaría “ansiosa” por encontrar cauces para evitar un pulso militar entre los dos países en la zona que rodea a la ciudad de Deir ez-Zor, situada en las márgenes del río Éufrates, en el noreste de Siria.

“Tenemos una propuesta que estamos trabajando con los rusos en este momento”, ha dicho Dunford durante una rueda de prensa junto al Secretario de Defensa Jim Mattis. “Mi impresión es que los rusos están tan entusiasmados como nosotros con la búsqueda de cauces para minimizar posibles conflictos y garantizar la seguridad de nuestro personal en nuestra campaña contra ISIS”.

EEUU ve la región comprendida entre Deir el-Zour y la ciudad siria de Al-Qa'im como el próximo foco en la lucha de la coalición internacional contra el Estado Islámico. En la zona tienen presencia tanto rebeldes armados por EEUU como tropas leales al Gobierno sirio, respaldadas por Rusia.

Deir el-Zour representa un reto especialmente delicado para EEUU porque allí está situada una de las bases militares del ejército sirio. El Gobierno de Al Asad anunciaba este mes su intención de reforzar su presencia militar en la zona para apuntalar su autoridad en la franja este del país, incluyendo la región petrolífera alrededor de Deir el-Zour y las regiones limítrofes con Jordán e Irak.

Cambio de estrategia

Según fuentes del ejército estadounidense, Donald Trump está presionando a favor de acelerar la campaña militar contra el Estado Islámico. Según Mattis, el presidente habría aprobado una recomendación para un “cambio táctico” en esa guerra que busca dificultar el retorno de los luchadores extranjeros de ISIS a sus países de origen.

“Nos estamos tomando el tiempo de rodear esas localizaciones que son bastiones del ISIS, en vez de simplemente empujarlos de una ciudad a otra, de manera que en su retirada acaban reforzados”, explicó Mattis.

“¿Por qué lo hacemos así? Porque los combatientes extranjeros son una amenaza estratégica en caso de que regresen a Túnez, Kuala Lumpur, París, Detroit, cualesquiera sean sus lugares de origen. Esos combatientes extranjeros son una amenaza. Tomándonos el tiempo para preparar operaciones que no generen conflictos, rodeando esas ciudades y luego atacando, avanzamos en la campaña de aniquilación, en vez de simplemente trasplantar el problema de una localización a otra”.

La presión de la coalición en el valle del Éufrates ya ha aumentado en los últimos días. El jueves la coalición bombardeo varios vehículos y una unidad de ataque de ISIS cerca de Deir el-Zour. Ayer, el Comando Central del ejército estadounidense hizo mención a cinco ataques aéreos contra instalaciones petrolíferas en poder de ISIS cerca de Abu Kamal, junto a la frontera de Irak.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar