PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

EEUU envía bombarderos a sobrevolar Corea en respuesta al misil de Pyongyang

H

 

Trump carga contra China en Twitter y advierte de que ya no tolerará más su inacción con Corea del Norte

PlayGround

30 Julio 2017 15:22

Douglas C. Brunelle/Getty

Trump está enfadado. No ha sentado bien el nuevo ensayo balístico con misil intercontinental realizado por Corea del Norte el pasado viernes. Tampoco las palabras de Kim Jong-un asegurando que “todo EE UU está dentro de nuestro rango de ataque”.

En realidad, nadie cree que el régimen de Pyongyang sea capaz de tanto, tecnológicamente hablando. No en este momento. Pero los servicios de inteligencia estadounidenses empiezan a tomarse las amenazas en serio. Según informes a los que ha tenido acceso The New York Times, en las altas instancias de EEUU empieza a circular la idea de que Pyongyang logrará la capacidad de lanzar un ataque nuclear contra territorio estadounidense en 2018, dos años antes de lo esperado, lo que altera todos los cálculos estratégicos.

De momento, la primera respuesta desde el Despacho Oval ha sido cargar contra China, a la que Trump acusa de “no hacer nada” para ayudar a Estados Unidos a frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte. Según POTUS, el tiempo de tolerar la inacción china se ha acabado. Queda por ver lo que quiere decir con eso.


Estoy muy decepcionado con China. Nuestros estúpidos líderes pasados les han permitido hacer cientos de miles de millones de dólares al año en comercio, pero...”


... ellos no hacen NADA para nosotros con Corea del Norte, solo hablar. Ya no permitiremos que esto continúe. China podría fácilmente resolver este problema”.


La segunda respuesta al misil norcoreano ha sido enviar bombarderos estratégicos B-1B a sobrevolar la península de Corea, una decisión que seguro despertará las iras de Pyongyang.

No es la primera vez que el Pentágono decide desplegar sus B-1B, estacionados en su base aérea de Guam, para exhibir poderío militar. Lo hizo a finales de mayo y repitió a principios de julio, en respuesta al primer lanzamiento de un misil intercontinental por parte de Corea del Norte, desarrollando unas maniobras conjuntas con cazas surcoreanos en las que llevaron a cabo simulacros de ataques de precisión con fuego real en Pilsung.

Entonces, los medios oficiales norcoreanos calificaron la acción como una “provocación militar temeraria” que, de repetirse, podría causar el estallido de una nueva guerra mundial”.

La tregua con China para la búsqueda de una solución diplomática al problema norcoreano parece haber terminado, a tenor de los tuits de Trump. El pulso se sigue tensando. Ahora, a esperar la réplica de Pyongyang.


share