PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Ni ordenadores ni tablets en los vuelos de África y Oriente Medio

H

 

EEUU y Reino Unido prohiben que se lleven dispositivos electrónicos en los vuelos procedentes de los países de mayoría musulmana

PlayGround

22 Marzo 2017 12:09

Los países de mayoría musulmana vuelven a estar en la diana de las medidas restrictivas de Donald Trump. Además de la imposición del veto migratorio, la administración estadounidense también quiere controlar lo que los viajeros metan en sus maletas.



Este lunes, el Gobierno estadounidense adoptó la medida en la que se prohibirá el uso de tablets, ordenadores, DVD portátiles y cámaras en cabina en los vuelos procedentes de Jordania, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Marruecos y Qatar. Reino Unido pronto se subió al carro de la prohibición y, aunque no incluye a los tres últimos de la lista estadounidense, añadió a su restricción a Túnez y Líbano.

Ambos países han decretado la medida por miedo a una supuesta amenaza terrorista, que aún no está especificada. El principal motivo es mantener la "seguridad nacional".

Esta restricción tiene su origen en la idea de que el Estado Islámico, está trabajando nuevas formas de introducir explosivos en los aviones ocultándolos en los aparatos electrónicos.

En este sentido, el Departamento de Seguridad Interior de EEUU se ha limitado a declarar en un comunicado que tienen "motivos para estar preocupados por los intentos de grupos terroristas de eludir la seguridad en los aviones, y de tener como objetivos a los aviones".

La lista de prohibiciones para las empresas es diferente en cada país. En el caso de Estados Unidos, la medida afecta a nueve compañías de Oriente Medio y en el caso de Reino Unido afecta a seis empresas británicas. Aún así, la prohibición tiene gran impacto, ya que se aplicará en algunos aeropuertos con mayor tráfico del mundo, como Estambul y Dubai.

No se descarta la posibilidad de que otros países europeos lleven a cabo esta medida. Francia ya está estudiando los riesgos no facturar estos aparatos, tal y como recoge el diario francés 'Liberation'.

Si bien no es una prohibición total de los dispositivos, ya que sí se permite viajar con smartphones por su pequeño tamaño, se convierte en una medida muy polémica porque tiene un claro carácter discriminatorio por cuestiones de nacionalidad.

share