PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

EEUU pone el conflicto militar contra Corea del Norte sobre la mesa

H

 

De acuerdo al Secretario de Estado, Rex Tillerson, la administración Trump no está dispuesta a adoptar la "paciencia estratégica" que carecterizó al gobierno de Obama

alba losada

17 Marzo 2017 16:20

A Estados Unidos se le está acabando la paciencia con Corea del Norte. Así lo manifestó este viernes en una rueda de prensa en Seul el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, alegando que la política de la "paciencia estratégica", con la que la administración de Barack Obama había intentado apaciguar a Kim Jong-un, "se ha terminado".

De acuerdo a Tillerson, EEUU ha fracasado en su intento de convencer a Corea del Norte durante 20 años de que abandonara su programa nuclear. Así que ahora Washington no contempla otra opción que no sea virar el rumbo de su política.

"Estamos explorando una nueva gama de medidas diplomáticas, de seguridad y económicas. Todas las opciones están sobre la mesa ", dijo Tillerson desde Seul. A esto añadió que a pesar de que EEUU no quiere llegar a un conflicto militar, las posibles amenazas "tendrían una respuesta apropiada".

Resultado de imagen de nuclear weapons north korea

Tillerson hizo estas declaraciones junto a su homólogo surcoreano, Yun Byung-se, quien pareció sugerir que su país apoyaría las medidas militares que EEUU podría tomar al respecto: "Contaremos con varias tácticas políticas. Si imponer presión diplomática es una construcción, la disuasión militar sería uno de sus pilares. Planeamos tener a todas las naciones importantes trabajando con más proximidad que en el pasado para asegurarnos de que Corea del Norte cambie su estrategia", dijo el surcoreano.


EEUU tiene "todas las opciones – incluida la militar – sobre la mesa", por lo que sugirió que lo mejor para Pyongyan sería abandonar su programa nuclear



Las reveladoras declaraciones del secretario de Estado llegan después de un 2017 repleto de tensiones entre ambos países. En su discurso de Año Nuevo, Kim Jong-un anunció que Corea del Norte se estaba preparando para el lanzamiento de un misil balístico intercontinental (ICBM) y, en lo que va de año, ha lanzado misiles de alcance intermedio en dos ocasiones.

La primera fue cuando Trump estaba cenando con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y la segunda coincidió con el inicio de las maniobras anuales conjuntas del ejército estadounidense y el surcoreano. Dos circunstancias clave que indicaron que el objetivo del dictador no era otro que enviar un amenazante mensaje a EEUU.

Estas muestras de poder destructivo, junto con el hecho de que varias imágenes por satélite han revelado que, según alertó el portal 38North, la actividad ha aumentado en el principal complejo militar de Corea del Norte, podrían indicar que se está preparando para un inminente ataque a EEUU. Así que no es de extrañar que la Casa Blanca se plantee cambiar el rumbo de sus políticas para anticiparse a esta posibilidad.

[Vía The Washington Post]

share