Actualidad

Una puerta secreta y un misterio: así se escondió uno de los fugitivos más buscados de EEUU

Donald Eugene Webb pasó 37 años de su vida encerrado en un zulo de su casa sin que el FBI consiguiera atraparlo

FBI

Tenía una cicatriz en su mejilla derecha, otra en el antebrazo, un tatuaje con su nombre en la mano derecha y otro en el pecho. También tenía 9 identidades diferentes y, hasta hace unos pocos días, el tremendo honor de ser considerado uno de los 10 fugitivos más buscados por el FBI.

Donald, Don, Eugene Webb se volatilizó hace 37 años después de asesinar a Gregory Adams, jefe del departamento de policía de Saxonburg Borough, en el condado de Butler, Pennsylvania.

Ocurrió la tarde del 4 de diciembre de 1980, cuando Webb fue detenido durante un control de tráfico. El hombre era un viejo conocido de las autoridades por el presunto robo de una joyería en Albany, Nueva York, y por sus conexiones con la mafia. A raíz de ese encuentro y tras un forcejeo con el delincuente, el jefe del departamento de policía de Saxonburg recibió dos disparos que le causaron la muerte.

Tres semanas más tarde, el vehículo de Webb fue encontrado con restos de sangre.

Y la persecución dio comienzo.

Se ofrecieron 100.000 dólares por su cabeza pero nunca nadie fue capaz de cobrar la recompensa.

La familia de Gregory Adams, los vecinos de Saxonburg y los agentes federales pasaron casi cuatro décadas esperando noticias del paradero de Webb. Sin saber que la respuesta al enigma estaba muy, muy cerca.

El pasado viernes, el FBI descubrió el cadáver del mafioso en el jardín de la casa en la que vivía su viuda, Lillian Webb. Días antes habían hecho un descubrimiento aún más sorprendente. Durante la investigación de otro caso, las autoridades federales realizaron un registro de la casa en la que vivía la mujer de Webb.

Allí, en una casa anodina de un tranquilo barrio residencial de Dartmouth, Massachussets, los agentes encontraron algo inesperado. Dentro de un armario había algo que no debía estar allí. Una puerta secreta comunicaba con un pequeño zulo en el que alguien había olvidado un bastón. "El bastón era significativo porque durante mucho tiempo se creyó que el comisario Adams hirió a Webb en la pierna y que él podía necesitar ayuda para caminar", declaró Thomas King III, abogado de la viuda de Adam a The Daily Beast.

El FBI ató cabos y siguió investigando hasta que dio con el cadáver.

Donald, Don, Eugene Webb se volatilizó hace 37 años después de asesinar a Gregory Adams, jefe del departamento de policía de Saxonburg Borough, en el condado de Butler, Pennsylvania.

"Aunque es lamentable que el señor Webb nunca sea llevado a la justicia para pagar por sus crímenes, tenemos la esperanza de que la familia del policía pueda encontrar un cierre al saber que este presunto asesino ha sido localizado",  dijo Harold H. Shaw, jefe de la oficina del FBI en Boston, en un comunicado tras encontrar el cuerpo.

Sin embargo, la historia de uno de los prófugos más míticos de EEUU no acaba con el descubrimiento de su cadáver. Ahora, Mary Ann Jones, la viuda del jefe del departamento de policía, ha presentado una denuncia por conspiración contra la esposa de Webb. “Ayudó y conspiró con un hombre buscado por asesinar. Enterró el cuerpo en su jardín. Es increíble”, afirmó Jones en una entrevista en The Boston Globe.

Considera que los familiares del asesino deberían pagar por esconderle, sin embargo las autoridades pagaron la inmunidad con la viuda del fugitivo a cambio de colaboración.

Pero más allá de las denuncias, aún quedan varias incógnitas abiertas. ¿Cómo y cuándo murió? ¿Realmente estuvo todo ese tiempo escondido en la casa? ¿Qué hizo durante 40 años uno de los prófugos más famosos de la justicia norteamericana?

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar