Actualidad

El fenómeno Trump explicado en 3 opiniones absolutamente brillantes

Slavoj Zizek, David Brooks y Thomas Frank

El pasado 4 de marzo Slavoj Zizek escribió esta columna de opinión en El Mundo. 

«Trump es la más pura expresión de esta tendencia a la degradación de nuestra vida pública. ¿Qué hace para robar protagonismo en los debates públicos y en las entrevistas? Ofrece una mezcla de vulgaridades políticamente incorrectas: navajazos racistas contra los inmigrantes mexicanos, sospechas sobre el lugar de nacimiento de Obama y su licenciatura universitaria, ataques de mal gusto a las mujeres, agravios a héroes de guerra como John McCain... Se supone que todas estas ocurrencias de mal gusto ponen de manifiesto que a Trump le traen sin cuidado los modales impostados y que expresan sin rodeos lo que él (y mucha gente corriente como él) piensa. En resumen, Trump deja claro que, a pesar de su inmensa riqueza, es un tipo vulgar y común, como cualquier persona corriente.Sin embargo, estas vulgaridades no nos deberían engañar: Trump no es un peligroso antisistema».

Paralelamente, Thomas Frank escribió esta columna de opinión en The Guardian el pasado 8 de marzo.

«No tengo ninguna razón para dudar de la sospecha de que Donald Trump es un racista. O lo es, o se hace pasar por uno, que al final es lo mismo. Pero hay otra forma de interpretar el fenónemo Trump. Un mapa de su apoyo podría coordinarse con las búsquedas racistas de Google, pero encaja mejor con la desindustrialización y la desesperación, con las zonas de miseria económica que los 30 años de consenso de libre mercado en Washington ha traído al resto de América [...] Él está contando la historia de un ultraje económico [...] Muchos de los seguidores de Trump son intolerantes, sin duda, pero muchos más están probablemente excitados por la idea de un presidente que parece hablar en serio cuando denuncia nuestros acuerdos comerciales y promete destrozar al CEO que te despidió y destruyó tu ciudad, no como Barack Obama o Hillary Clinton [...] Cuando la gente habla con la clase trabajadora blanca que apoya a Trump, en vez de simplemente imaginar qué dirán, se dan cuenta de que la mayoría de las preocupaciones de esa gente es la economía y su lugar en ella»

 

 

El pasado 2 de febrero, David Brooks escribió esta columna en The New York Times.

«Estados Unidos es una nación ansiosa y enfadada. Muchas personas han perdido la fe en el liderazgo. En algún lugar de su cerebro comercial Donald Trump intuyó que los modales son más importantes que las leyes, y que si quieres asaltar al poder establecido tienes que asaltar tus modales en primer lugar [...] La lucha libre profesional genera mucho interés y drama a través de una confrontación implacable. Todo el mundo sabe que es falsa en algún nivel, pero se percibe como falsa y real al mismo tiempo (algo así como la política). Lo que importa no es tanto quién gana o pierde, o si es bueno o malo, sino la agresividad mediante la cual se libra el enfrentamiento mano a mano».

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar