PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Donald Trump quiere abrir explotaciones petroleras en el Ártico

H

 

Dos órdenes ejecutivas firmadas por la administración Trump ponen este territorio único en bandeja a la industria petrolera

S.L.

10 Mayo 2017 17:01

Donald Trump quiere crear nuevos empleos en su país. Aunque para ello se lleve el Océano Ártico por el camino.

El presidente estadounidense firmó entre finales de abril y principios de mayo dos órdenes ejecutivas que revisarán las prohibiciones de explotaciones petroleras en las costas del país. Y eso puede provocar que zonas del Ártico situadas en Alaska y del Golfo de México queden abiertas a la construcción de nuevos pozos petrolíferos.

Con estas medidas, Trump pretende poner fin a las prohibiciones que la administración Obama promulgó in extremis a finales del año pasado. A tan solo un mes de que terminara su mandato, el ex presidente Barack Obama prohibió de manera permanente la realización de nuevas prospecciones de petróleo y gas en el Ártico y en la costa atlántica.

Y ahora, todas las protecciones con las que cuenta el Ártico podrían saltar por los aires. Según el presidente de EEUU, el Gobierno ha mantenido el 94% de las reservas costeras cerradas a la explotación de recursos, por lo que se ha privado al país de potenciales puestos de trabajo.

Los dos decretos, que llevan como nombre Orden Ejecutiva sobre la Primera Estrategia Energética Offshore de América y Orden Ejecutiva de Independencia Energética, levantarán regulaciones en emisiones y protección del medioambiente y favorecerán la industria de los hidrocarburos por "el bien" de la economía norteamericana.



Sin embargo, tal y como recuerdan las asociaciones ecologistas, esta decisión podría significar la condena a cadena perpetua del Océano Ártico. "Trump es aparentemente el único que confía nuestras costas a los gigantes del petróleo, pese al hecho de que han fallado una y otra vez. Trump quiere revertir permanentemente las protecciones del Océano Ártico", aseguró la organización ambientalista Sierra Club en un comunicado.

Por su parte, Greenpeace alerta acerca del devastador impacto que la apertura de pozos en alta mar tendría para las personas, la fauna y el clima del Ártico. Según la organización ecologista, millones de personas en Alaska podrían ver destruido su medio de vida si ocurriese un accidente.

Durante los últimos 4 años la organización ecologista ha luchado para evitar que la petrolera Shell abandonara sus planes de perforar el Ártico. A través de su campaña ¡Salvemos el Ártico!, Greenpeace ha logrado que más de 8 millones de personas dijeran sí a la protección del hielo Ártico.

Ahora, necesitan más firmas para seguir protegiendo este ecosistema único. Esta vez, de Donald Trump. 





share