Actualidad

La última farsa de Donald Trump: la venta de armas millonaria a Arabia Saudí que nunca existió

"Hay un puñado de cartas de interés o propósito, pero no hay ningún acuerdo", asegura Bruce Riedel, analista del centro de investigación Brookings Institution, después de investigar la cuestión

La primera gira de Donald Trump por Oriente Medio se vendió como un gran éxito. Trump bailó danzas tradicionales saudíes con su mejor sonrisa impostada, dio discursos bien recibidos en los que dejó de lado la retórica islamofóba que exhibió en campaña, se hizo fotos virales y se volvió para casa sin provocar ninguna crisis y habiendo cerrado en Riad el mayor contrato armamentístico de la historia de Estados Unidos .

Tanques M1A2S, helicópteros Chinook y Blackhawk para la seguridad fronteriza, fragatas Freedom para la seguridad costera, misiles Thaad, cazas F-15 SA, radares, munición... En total, 110.000 millones de dólares en armas para Arabia Saudí. 98.000 millones de euros para modernizar el Ejército mejor dotado de Oriente Próximo, después del de Israel.

El problema es que no hubo tal venta.

Así lo sostiene Bruce Riedel, miembro del Brookings Institution, un reputado centro de investigación independiente con base en Washington D. C. Según Riedel, el anuncio de la Casa Blanca se puede catalogar como “fake news”, porque en Riad no se cerró ningún contrato de venta de armas ni se firmó ningún acuerdo que no existiera ya.

“He hablado con contactos en el negocio de la defensa y en el Capitolio, y todos dicen lo mismo: no hay acuerdo de 110.000 millones”, explica Riedel. “En su lugar, hay un puñado de cartas de interés o de intención, pero no contratos. Muchas son ofertas que la industria de defensa cree que interesarán a los saudíes algún día. Por ahora no se ha notificado nada al Senado”.

He hablado con contactos en el negocio de la defensa y en el Capitolio, y todos dicen lo mismo: no hay acuerdo de 110.000 millones. Hay un puñado de cartas de interés o de intención, pero no contratos

Riedel aclara que la Agencia de Cooperación en Seguridad de Defensa, dependiente del Pentágono, considera esa cifra aireada por la Casa Blanca como “ventas estimadas”. Es una estimación especulativa de un tope máximo de gasto realizada a partir de una expresión de interés en una posible compra. Son “ventas potenciales” que no se han cerrado. Y que podrían no cerrarse.

El analista pone de ejemplo una propuesta de venta de cuatro fragatas a la Armada Real Saudí. El Departamento de Estado reportó dicha oferta en 2015. A día de hoy no se ha cerrado ningún contrato de compraventa en relación a esas fragatas. Otro ejemplo es el sistema de defensa antimisiles THAAD. Los saudíes llevan años expresando su interés en el sistema THAAD, pero ese interés no ha cristalizado en forma de contratos.

El Pentágono acordó vender armas a los saudíes por 112.000 millones en 2012, bajo la presidencia de Obama. En 2016, la mayoría de esas armas aún tenían que ser entregadas, según el Center for International Policy

“Ninguno de los acuerdos identificados hasta ahora es nuevo, todos corresponden a la Administración Obama, escribe Riedel. Pero eso a Trump le da igual. Hay que alimentar a los medios. Hay que atraer publicidad sobre sí mismo. Porque, para él, la percepción que pueda generar es mucho más importante que la realidad.

El mismo Trump lo explicaba en The Art of the Deal, su bestseller de 1987. “Juego con las fantasías de la gente”, escribía. “Una pequeña hipérbole nunca hace daño. La gente quiere creer que algo es lo más grande, lo mejor y lo más espectacular. Yo lo denomino hipérbole veraz. Es una forma inocente de exageración y una manera muy efectiva de promoción”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar