Actualidad

Entre Disney y El Bosco, pero en la era de Internet

Mark Gmehling crea figuras por ordenador que juegan con lo infantil, lo abstracto y lo tecnológico

Tras una larga trayectoria como ilustrador y animador para distintas compañías, Mark Gmehling decidió aplicar sus conocimientos digitales al arte. Crea esculturas generadas por ordenador cuya forma y color recuerda a las de los dibujos animados. Sin embargo, fusiona con maestría elementos dispares hasta convertirlas en coloridas estatuas abstractas.

Hay figuras que evocan, simultáneamente, un algodon de caramelo y un cerebro. Pequeñas criaturas cuya cabeza es un enchufe y cuyo cuerpo toma la apariencia de un fantasma recién salido de una película infantil. Un Mickey Mouse sin forma o varias estatuas compuestas de pequeños seres ensambaldos entre sí.

Hoy Gmehlin trabaja añadiendo a este mundo de cuentos abstractos la sensación de fluidez. Cada estatua gotea, se estira o se derrite hasta fusionarse con otras. Después fotografía estas esculturas digitales y expone los resultados en galerías de medio mundo, de Alemania a Japón. O regresa a las estrategias tradicionales y pinta murales basados en las obras que han emergido de la pantalla de su ordenador. Viejas y nuevas técnicas, estilo infantil y formas surrealistas, colores saturados y curvas intrincadas componen este peculiar universo animado de habitantes abstractos y fluídos.

Vídeo

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar