PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"No es buen momento para nosotros, pero los gitanos estamos haciendo crack"

H

 

Unas palabras sobre cultura popular, desprecio y retos con motivo del Día Internacional del Pueblo Gitano

Ignacio Pato

08 Abril 2016 06:00

Fotografía de Björn Steinz

El Test de Bechdel es una herramienta que permite evaluar la brecha sexista de una película. Para pasarlo, un film debe cumplir estos tres requisitos:

— que aparezcan al menos dos protagonistas femeninos.

— que entre ellas mantengan como mínimo una conversación.

— que la conversación no gire en torno a un hombre.

De las últimas nominadas a los Óscar a la mejor película, solo 4 cintas, la mitad, pasaron el test.

Aun no existe un examen de visibilidad de personas gitanas en la cultura popular, pero algo nos hace sospechar que sería una masacre de suspensos.

Con motivo del 8 de abril, Día Internacional del Pueblo Gitano, nos hemos preguntado por qué los gitanos siguen pareciendo fantasmas en la opinión pública.



¿Dónde están las comunidades gitanas?





1. REPRESENTACIÓN: ¿DÓNDE ESTÁN LOS GITANOS?

"No denunciamos. No nos manifestamos. Y eso hace que un gitano sea lo que un medio de comunicación quiere que sea", nos dice Pere García, gitano del barrio barcelonés de Hostafrancs y vicepresidente de la Federació d'Associacions Gitanes de Catalunya.

En España vive la segunda comunidad gitana, tras Rumanía, más numerosa de Europa. Para García, aunque los gitanos carecen del poder político, social y económico que corresponde a sus más de 600.000 integrantes, el problema de su representación mediática es básico.

"Hay espabilados que hablan en nombre de los gitanos sin ser gitanos", afirma García. "Imagínate a un hombre como líder del movimiento feminista. Se podría poner detrás o a un lado, pero nunca delante. Eso pasa con nosotros. En el fondo sí que se habla sobre los gitanos, pero no lo hacemos nosotros".



Hay espabilados que hablan en nombre de los gitanos sin ser gitanos. Imagínate a un hombre como líder del movimiento feminista




La invisibilidad gitana es llamativa en el mundo del fútbol. La lista de jugadores con sangre roma no siempre mencionada es tan ilustre como interminable: Cantona, Ibrahimovi?, Stoichkov, Navas, Quaresma, van der Vaart, Baroš... y hasta el españolísimo Telmo Zarraonaindía Montoya.

"Pero, ojo, ellos actúan bien", advierte García. "No tienen que ir con un cartelito diciendo ‘soy gitano’. Lo que sí demuestra esto es que si el gitano tiene un poder adquisitivo por encima de la media, ya no importa su origen".



Futbolistas como Cantona, Ibrahimovi?, Stoichkov, Navas, Quaresma, van der Vaart o Baroš: sangre gitana en las venas





Fotografía de Björn Steinz

2. GITANOFOBIA: REPRESIÓN AL RITMO DE LA EXTREMA DERECHA

El entorno del fútbol ha ofrecido precisamente una de las últimas y más terribles demostraciones de gitanofobia clasista. Sería impensable una humillación pública contra otro colectivo como la que sufrieron hace unas semanas un grupo de mujeres gitanas en la Plaza Mayor de Madrid.



"Sorprendió porque era en España. Aquí no estamos bien, pero en la Europa del Este están peor. La extrema derecha no ha resurgido, se ha implantado. Y pasan cosas mucho peores que lo de la Plaza Mayor. En Eslovaquia han engañado a gitanas para esterilizarlas contra su voluntad. En Rumanía llevan a niños gitanos a escuelas para discapacitados mentales...", alerta el vicepresidente de FAGiC.

El paisaje de la conversación lo dibujan la deportación de familias enteras en Francia bajo la responsabilidad del hoy primer ministro Manuel Valls, o la construcción de ignominiosos muros para aislar a comunidades roma en República Checa, Eslovaquia y Rumanía con coartadas como "la lucha contra el vandalismo, el ruido o la falta de higiene".



En España no estamos bien, pero en la Europa del Este están peor. La extrema derecha no ha resurgido, se ha implantado. Y pasan cosas mucho peores que lo de la Plaza Mayor




La persecución antigitana está registrada incluso en su himno internacional, el Gelem, gelem. Traducido como Anduve, anduve en castellano, en sus versos aparece la Kali Lègia, la legión negra que simboliza a los nazis responsables del Holocausto gitano o Samudaripen.

En España los gitanos han vivido legalmente perseguidos 5 siglos. A la Pragmática de 1499 de los Reyes Católicos le han sucedido más de 200 leyes antigitanas, aderezadas con La Gran Redada de 1749, cuando se censó y arrestó a entre 8.000 y 12.000 personas gitanas. Las familias eran separadas para evitar que nuevos gitanos vinieran al mundo.



En España los gitanos han vivido legalmente perseguidos 5 siglos. Su idioma, el caló, se ha extinguido tras más de 200 leyes antigitanas




Solo en 1978 se ordenó la supresión de las referencias racistas del reglamento oficial de la Guardia Civil. El franquismo consideraba el caló, la variante ibérica del romaní, "jerga de delincuentes".

"El caló está extinguido hoy en Catalunya y España. No hay casas que puedan comunicarse con él. Solo quedan palabras sueltas", confirma García.



3. EL MÁRKETING Y EL BARRIO

Conversamos con él en Barcelona, una ciudad en constante tensión entre identidad diferenciada y ciudad franquiciada global. A pesar de que Barcelona no parece "marca" para gitanos, para Pere García la comunidad gitana catalana tiene un motivo extra para sentirse orgullosa.

"Los gitanos catalanes son pioneros. Aquí nació nuestro movimiento asociativo estatal que, en aquella época, los sesenta, como tenía que ser con la Falange o con la Iglesia, pues fue con la Iglesia. En Catalunya los gitanos tenemos una cultura democrática muy interiorizada", subraya.



En Catalunya nació nuestro movimiento asociativo en los 60. Tenía que ser con la Falange o con la Iglesia, así que fue con la Iglesia




La FAGiC de la que García es vicepresidente pide este 8 de abril "que se acabe el silencio". La visibilización es clave y no está exenta de una máxima que dibuja cierta autocrítica. "Si transmitimos la gitanidad con inteligencia, estaremos vivos. Si la promovemos desde la ignorancia y el romanticismo, nos llevará a la exclusión".

Pronuncia las palabras "desaparición de nuestra cultura" sin dramatismo. El mismo que evita a la hora de rechazar que existan apropiaciones culturales como la del flamenco por parte de instituciones payas

"La cultura es una y no existe su apropiación. En todo caso, la interiorización. Está muy bien que por ejemplo el flamenco esté representado en todos los ámbitos de la sociedad porque no es propiedad de los gitanos. Es de todos", concluye.

También es cauto a la hora de hablar de divorcio social, de desconfianza mutua entre gitanos y payos. "No creo que exista ese divorcio social, pero no en todos los barrios se cumple igual la presunción de inocencia".



No en todos los barrios se cumple igual la presunción de inocencia




Fotografía de Björn Steinz


4. "YO SOY MEJOR QUE UN GITANO": EL DOBLE CLICK

Aparece entonces el doble click que el racismo cotidiano hace en nuestras cabezas payas.

Por un lado el gitano actúa como chivo expiatorio. "A la mayoría de la ciudadanía ya le va bien que haya un grupo de personas que ‘no haga cosas del todo cívicas’", explica García.

Automáticamente, y por contraste, contemplar al "sucio, ignorante, embustero e insolidario" nos hace creernos más "limpios, cultivados, honestos y justos".



El doble click racista acusa al gitano y reconforta al payo al mismo tiempo




Esta es quizá la razón del éxito de programas como Los Gipsy Kings, de Mediaset, que ven más de 2 millones de personas cada semana.

O de que The New York Times argumente en base a la gitanidad de Jesús Navas su eléctrico estilo de juego y sus dudas a la hora de irse a vivir a Londres.

O de que se ilustre una noticia que alude a la comunidad gitana con un primer plano de basura en plena calle.



Para García, "no es un buen momento para ser gitano...

... pero también los gitanos estamos haciendo crack. Veo chicos y chicas de 20 años más atrevidos de lo que yo lo era con su edad".

Y sonríe como solo lo hace quien intuye una clave. Porque "los gitanos tenemos que ser ambiciosos".

*****

¿Conoces el feminismo gitano?

Puedes leer sobre él en el artículo que le dedicamos aquí

¿Por qué sabemos más sobre gastronomía sueca o refugiados sirios que sobre el pueblo gitano?

Descubre más en nuestro especial sobre gitanofobia aquí



Opre Rroma, si bakht akana!





¿Por qué sabemos más de gastronomía sueca o de refugiados sirios que de las personas gitanas como Patricia?

share