Actualidad

Después de 30 años sin un cliente, el "hotel fatídico" de Corea del Norte podría abrir sus puertas

Un día antes de que el régimen de Kim Yong-un lanzara su segundo misil balístico, el hotel Ryugyong, el edificio abandonado más grande del mundo, colgaba un cartel propagandístico en su pared. El mensaje: La poderosa nación del cohete

Ryugyong, el hotel de 330 metros, 150 pisos y 3000 habitaciones lleva 30 años sin tener ni un solo cliente. La razón no responde a que Corea del Norte no sea el mejor sitio para visitar sino a que la faraónica construcción se quedó sin dinero para acondicionarla. Se construyó en 1987 bajo el régimen de Kim Il-Sung, el abuelo de Kim Yong-un.

En un alarde de conseguir el hotel más grande del mundo, su escasa financiación le ha llevado tan solo a consolarse con ser el edificio vacío más grande del mundo y a ganarse el sobrenombre de "El hotel de la fatalidad". La crisis de 1992 paralizó su construcción. Durante más de una década el rascacielos se erigió como una gran pirámide de hormigón sin ventanas que recibió críticas sobre la mala calidad de sus materiales y sobre la estructura, de la que se ha dicho que está torcida y que no tiene gran solidez.

En 2008, la empresa egipcia Orascom retomó la construcción a cambio de que el régimen le permitiera instalar y gestionar la red de telecomunicaciones del país mediante el pago de 400 millones de dólares. El gobierno norcoreano negó que hubiese relación entre la construcción y la instalación de telecomunicaciones 3G.

Por fin, a finales de 2011, la obrá concluyó. La empresa egipcia añadió paneles de vidrio y antenas de comunicación, pero ni rastro de muebles ni de los grandes proyectos como un restaurante giratorio, casinos o centros comerciales que había anunciado en su día el "Presidente Eterno", Kim Il-Sung.

Ahora su nieto, King Jong-un, ha puesto en marcha un campaña de propaganda que podría, finalmente, anunciar la apertura del hotel. Un día antes de que Corea del Norte lanzara su segundo misil balístico, varios soldados llevaron material de construcción a las puertas el hotel. Un cartel colgaba en una de las paredes donde podía leerse: "La poderosa nación del cohete".

Años antes, concretamente en los 90 y coincidiendo con el parón de la construcción, un cartel de propaganda roja animaba a sus ciudadanos. "Luchemos todos conjuntamente de forma heróica".

El hotel tuvo dos intentos previos de apertura. El primero fue en 2013 y el segundo en 2016. Quizás a la tercera vaya la vencida o quizá sea todo una muestra más de porpaganda. El edificio vacío más grande del mundo ha costado más de 600 millones de dólares.

[Vía: The Independent, NY Post, FOX News, Newsweek] 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar