Actualidad

Descubren por primera vez a un ciervo alimentándose de restos humanos

Tu idea de los ciervos está a punto de cambiar...

oi oi

A principios de los 2000, con el boom de CSI, de pronto todos nos volvimos expertos de chichinabo de la ciencia forense. Bueno, en eso, y en analizar escenas de balas atravesando al personal a cámara lenta. En fin, a lo que íbamos: a pesar de que todos tengamos desde entonces nuestro mini master como forenses, hay muchas cosas que estos científicos han de hacer que, probablemente por no lucir demasiado en cámara, no se nos mostraron en el temario televisivo.

Por ejemplo, una de las cosas extrañas que a los profesionales en resolver crímenes les toca es dejar cadáveres a la intemperie para entender mejor qué sucede durante y después de la descomposición (sí, si donas tu cuerpo a la ciencia, pudrirte en un bosque podría ser tu legado post mortem).

Los forenses tienen recintos enteros dedicados a este menester, como por ejemplo la Facilidad de Investigación de Antropología Forense (FARF) en San Marcos, Texas. Ahí es donde por primera vez, se ha podido observar un hecho inaudito: un ciervo (un animal herbívoro) alimentándose de huesos humanos.

Cuando en julio de 2014 los investigadores dejaron un cuerpo en una zona boscosa del FARF, su intención era la de poder comprobar qué tipo de marcas dejaban los animales carroñeros en los restos humanos. Para ello, decidieron colocar una cámara sensible al movimiento para ver qué criaturas se dedicaban a rondar aquel cuerpo.

En las grabaciones se encontraron a la parroquia habitual de este tipo de festines: zorros, mapaches, coyotes y buitres; pero, pasados unos meses, apareció un invitado inesperado: un ciervo de cola blanca.

El 5 y el 13 de enero de 2015, los científicos pillaron infraganti a un ciervo (no está claro si era el mismo o dos diferentes), con una costilla humana colgando del hocico como si de un puro se tratara. Esta primera evidencia de un ciervo carroñeando el cadáver de una persona ha sido publicada en el diario Forensic Sciences.

Picture of a deer eating human bones

Aunque esta hasta ahora los científicos nunca habían encontrado a un ciervo alimentándose de restos humanos, en el pasado ya se los había visto teniendo conductas carnívoras con conejos, pescado, e incluso pájaros vivos. Se cree que los ciervos pueden ocasionalmente decantarse por la carne por carencias nutricionales de fósforo, sal y calcio en su dieta, especialmente en los meses de invierno, cuando los alimentos esenciales en su dieta escasean.

[Vía Popular Science y National Geographic]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar