Actualidad

Descubren por accidente el primer ciempiés gigante capaz de nadar

Y, sí, es venenoso

“¡Qué bonito es este ciempiés!” dijo nadie nunca.

Nos pensábamos que uno de los bichos más malrolleros que existen solo podría aparecer en medio de la montaña; mientras haces un picnic o una excursión cualquiera. Sin embargo, un nuevo descubrimiento nos ha hecho subir las alarmas:

Existe un ciempiés anfibio que nada perfectamente por los ríos y es altamente venenoso.

Vamos, que podrías estar dándote un bañito tan tranquilo cuando uno de estos bichos se te pone en el brazo y, no contento con darte un susto de muerte –pues llegan a medir hasta 20 centímetros–, te pica provocándote un dolor digno de una tortura rusa.

El llamado Scolopendra cataracta fue descubierto por primera vez en 2001. El doctor George Beccaloni, del Museo de Historia Natural de Londres, estaba disfrutando de su luna de miel en Tailandia cuando vio uno de estos especímenes posado encima de una roca.

El propio doctor dice que su aspecto “era horripilante, con patas muy largas y un color verdoso oscuro horrible”. Pero lejos de dejarlo escapar, al no haberlo visto nunca decidió perseguirlo. El ciempiés saltó al río, intentando escapar, algo que era insólito para la especie, ya suelen evitar el contacto con el agua. El animal podía no ser un insecto sino un anfibio.

El establecimiento de la nueva especie se basa en tan solo cuatro ejemplos

Asombrado por su descubrimiento, consiguió capturarlo y lo depositó en un recipiente con agua, dónde, dice, nadaba como una anguila. Luego, lo llevó a un experto que lo analizó en el museo en el que trabajaba.

En un principio no creía que hubiera hallado nada nuevo, pero después de muchos años de pruebas, han hallado que se trata de una especie nunca antes descubierta.

Para confirmar sus sospechas, compararon este espécimen con otros dos que encontraron en Laos y otro que fue recogido en Vietnam durante 1928 y fue expuesto, erróneamente, como un ciempiés usual en Londres.

Apostaría a que esta especie entra en el agua por la noche para cazar invertebrados acuáticos o anfibios”, explica Beccaloni sobre su inusual propiedad de poder nadar.

Los ciempiés usuales se alimentan tanto de invertebrados como de serpientes y ratones, llegando incluso con sus colmillos a perforar la piel humana para inyectar su veneno. Pero, en este caso, la dieta del animal parece ser más amplia.

[Vía The Guardian y National Geographic]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar