Actualidad

La desahuciaron con 89 años, pero su vecina compró la casa y le dio las llaves

"Era lo correcto. Todo el barrio somos una familia"

"Pasé por el infierno y he vuelto. He vivido en esta casa durante 35 años", dijo Angie Tyma a TODAY el día de su 89 cumpleaños. Sus vecinos la esperaban en calle con su regalo: devolverle el hogar del cual había sido desahuciada.

El 16 de noviembre se vio obligada a dejar su casa en Hudson, Florida. De repente, se encontró en la calle con los muebles y las pertenencias que había acumulado durante media vida. Pero, no estuvo sola. Sus vecinos acudieron a ayudarla y una de ellos, Danielle Calder, tuvo la idea que daría un vuelco a la situación: recomprar la casa.

Así que se puso en contacto con la empresa que se había hecho con ella en la subasta y les ofreció 167.500 dólares. De este modo, ahora Calder es la nueva propietaria y Tyma la inquilina que ha podido volver al que ha sido su hogar durante los últimos 35 años.

"Honestamente, no necesitaba otra casa. Pero yo necesitaba a Angie. No podía verla viviendo en una habitación de motel... Ha estado aquí mucho tiempo. Todo el mundo la cuida", dijo Calder, de 65 años a TODAY.

Calper se puso en contacto con la empresa que se había hecho con la casa en la subasta y la compró por 167.500 dólares

Su marido murió casi 20 años atrás y entonces un amigo, que vive en Europa, compró la casa y se la alquiló a Tyma. Pero cuando los problemas económicos llegaron para el nuevo propietario, dejó de pagar la hipoteca y se notificó a Tyma que perdería su casa.

A pesar de todo, tenía esperanzas. No creía que la fuesen a echar. Pero se equivocó y de un día para otro se encontró en la calle sin saber adónde ir. "Me echaron de aquí. No podía creerlo", dijo a TODAY.

Pero, por suerte, Calder no quería perder a esa vecina de 89 años que camina enérgicamente con sus 2 perritos por el barrio. Y, gracias a ello, éste ha sido un cumpleaños que nunca olvidará.

Lo recordará como el día en el que recuperó lo que era suyo. Pero también como el día en el que se encontró con un gesto de bondad en el que no había otro interés que ayudarla.

Y, como explicó a TODAY, aquello la dejó impresionada. "Por lo general, uno de mis vecinos me prepara un pastel cada año. Pero, en esta ocasión, cuando salí del coche y vi a toda esa gente y a los medios... estaba en shock. Estaba sin habla. Ni siquiera podía hablar".

"Era lo correcto. Todo el barrio somos una familia", dijo Calder a The Times Bay.

[Vía TODAY]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar