Actualidad

Denunciar la explotación animal para vender burritos. ¿Compromiso o banalización?

La cadena de fast food Chipotle lanza una campaña que denuncia la explotación animal

La publicidad basada en la estrategia del branded content ha llegado a encarnar lo que algunos teóricos llamaron la espiritualización de la producción. Es cierto que en los anuncios siempre ha habido algo de instrumentalización de las emociones: Audi te vende estatus social y AXE la posibilidad de follar hasta la extenuación. Lo mismo se podía decir de aquellas empresas que promocionan valores humanos y ecológicos y todo lo que un buen ciudadano podría desear. En estos casos, como por ejemplo Starbucks, el valor añadido está relacionado con un supuesto compromiso social: un buen cubo de café sería, según esa interpretación, símbolo de una gran consciencia ecológica. Es la cara amable y sonriente del capitalismo salvaje.

Pero el branded content va mucho más allá, como ha demostrado la nueva campaña campaña de la cadena de comida rápida mexicana Chipotle. Sobre el papel, lo que distingue esta empresa del resto de compañías de fast-food es su compromiso con la calidad de los productos y el cuidado de los animales. Por lo tanto, se trata de hacer de esta diferencia un contenido que la gente consuma porque le interese como tema, no porque se trate de un anuncio que se tiene que chupar mientras está viendo 'Juego de Tronos'.

La campaña responde al título de 'Farmed and Dangerous' y toma la forma de una serie de cuatro capítulos (de treinta minutos de duración cada uno) que podrán verse en Hulu. La acción está basada en la crítica a la industria agrícola: es una sátira hiriente de como los altos niveles de producción obligan a las empresas a reducir los tiempos de crianza de los animales. Además, la serie cuenta con actores muy conocidos, como Ray Wise (el Leland Palmer de 'Twin Peaks') que la convierten en una manufactura muy consumible.

Sin embargo, ¿qué valor social debemos otorgarle a este tipo de iniciativas? A priori parece deseable que se emita una serie que divulgue la problemática asociada a los derechos de los animales. Sin embargo, nos aboca al sempiterno debate de la instrumentalización emocional de tales problemáticas: ¿no lo están utilizando sólo como una arma arrojadiza? ¿Tanta diferencia hay entre su modo de producción real y el de los demás? ¿No están todos en el mismo juego?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar